CAMPAÑA EN DEFENSA DE LOS TRABAJADORES DAMNIFICADOS POR LA MULTINACIONAL KRAFT FOODS EN COLOMBIA (I yII )

elquepiensagana.blogspot.com

primer informe

llegado via e-mail
Solidaridad urgente para con los compañeros trabajadores de kraft Foods, esta MULTINACIONAL arremete y viola los DERECHOS FUNDAMENTALES de los trabajadores y su organización sindical Sinaltrainal, desconociendo las leyes y las reglamentaciones internacionales.

Ante esta situación que afecta a miles de familias, solicitamos su intervención solidaria con pronunciamientos para que Kraft Foods no sólo reactive los contratos de trabajo ilegalmente suspendidos, sino que respete los derechos de los trabajadores y la comunidad en general y estar atentos a las diferentes convocatorias de denuncia o solicitudes que realice Sinaltrainal en aras de restituir prontamente los derechos de los trabajadores.
Comité de SOLIDARIDAD de la CUT Valle del Cauca, Colombia

LA SOLIDARIDAD ES LA TERNURA DE LOS PUEBLOS- Che

para ampliar volante haga clic en imagen
———————————————————————————————————–
Kraft Foods empresa Norte Americana, la segunda en producción y venta de alimentos en el mundo, segregada del grupo Altria S.A.

Grupo Altria, S. A. (Altria Group en inglés) (NYSE: MO) (llamada anteriormente Philip Morris Companies S. A.), es una de las más grandes compañías trasnacionales estadounidenses, comercializa principalmente comida, bebida y tabaco.
Posee la marca Marlboro a través de Philip Morris, así como una cuarta parte de SABMiller (cerveza). Philip Morris compró Kraft Foods (alimentación) el 30 de Octubre de 1988 por 13.100 millones de dólares y en 2000 adquirió la compañía Nabisco (galletitas, chocolates y golosinas).
En enero 27 de 2003, Philip Morris Companies, S. A. cambia su nombre Altria Group Inc. para disociar la imagen de la marca al tabaco.
Kraft Foods es reconocida en el mundo por sus enormes ganancias, que en el 2007 representaron 37.000 millones de dólares y un 4% adicional en 2008, como resultado del saqueo de los recursos naturales y la explotación, a través de 159 sucursales, a más de 90.000 seres humanos que elaboran y distribuyen los productos Oreo, Royal, Tang, Galletas Club Social, entre otros. Se trata de un verdadero pulpo internacional.
Los “food” (alimentos) de kraft son “garvish” (pronunciación de la palabra inglesa “garbage”, basura) en todas partes, y aquí no son menos.
En el marco de la crisis mundial capitalista y la consecuente arremetida regional del fascismo, este emporio alimenticio presiona a los gobiernos, para que ceda ante sus demandas de superexplotación, a la par que alimenta, con sus provocaciones, la ira popular.
————————————————————————————————–
La humanidad esta siendo afectada por los fenómenos naturales, ocasionados por la explotación irracional de los recursos naturales, el uso de biotecnología, el modelo consumista de las multinacionales, generando contaminación, recalentamiento global, sumado al uso de armas y sustancias peligrosas de destrucción masiva del planeta, que implican un eminente peligro para la humanidad.
La naturaleza reacciona y deja millones de pobres damnificados, los Estados adoptan una política de encubrimiento con protocolos y tratados que no resuelven el problema, pero otorgan más beneficios a las multinacionales, que asumen la desgracia de la humanidad, como la oportunidad de la ley del mercado, que demandará más bienes de consumo, elevará la producción, moverá el mercado de seguros y la reconstrucción será un negocio de alta rentabilidad.
En Colombia es desgarradora la situación, la naturaleza creo un nuevo mapa territorial por las inundaciones y pueblos destruidos que tendrán que ser reubicados, más de 2´280.000 damnificados por la hola invernal en el año 2010 y el gobierno anuncia soluciones que al paso del tiempo no llegan para los pobres, pero si favorece a los empresarios.
En medio de todo este panorama, la multinacional Norte Americana Kraft Foods, aprovecha el rompimiento de un dique y el desbordamiento de los ríos Bolo, Frayle y el Guachal que inundó la Zona Franca del Pacifico, ubicada en el Municipio de Palmira Valle del Cauca y suspende los contratos de sus 400 trabajadores desde el 8 de Diciembre de 2010, argumentando la figura legal de fuerza mayor, contrario a lo adoptado por las otras empresas, que están en el mismo lugar, que decidieron enviar a los trabajadores a vacaciones y respetar sus derechos, para hacer menos grave el problema social agudizado por el invierno.
Durante años, Kraft Foods ha intentado sacar a los trabajadores y aniquilar a Sinaltrainal y es muy posible que éste momento lo quiera aprovechar para cumplir su objetivo, para golpear a quienes la han producido suficiente capacidad económica durante años. Kraft no perderá el mercado, sus productos los ingresará de otros países y recibirá beneficios económicos del Estado y con la decisión adoptada golpea igualmente a los proveedores, transportadores, los municipios y otras entidades.
Llama mucho la atención, que esta inundación, había sido advertida según Estudios realizados por la Corporación Autónoma Ambiental del Valle del Cauca, que indicó la necesidad de aplicar correctivos preventivos y se evidencio con la inundación de menor nivel ocurrida en el año 2008 y la empresa Kraft, con suficiente anticipación, tenía conocimiento del riesgo, por el monitoreo efectuado y no asumió ninguna medida para reducir el impacto.
Por medio de su representante Simone Knor, Kraft Foods reconoció que tiene seguros que cubren estos imprevistos, el presidente del Concejo Municipal de Palmira, reconoce la existencia de la protección del Lucro Cesante para todas empresas, incluida kraft Foods, en la Zona Franca.
A Kraft Foods, se le han presentado alternativas para aminorar el impacto social, ubicando a los trabajadores en la fábrica de Cardbury Adams de su propiedad en la ciudad de Cali, sacar a los trabajadores a vacaciones colectivas, aplicar el artículo 140 del Código Sustantivo del Trabajo (Pago Derechos de los trabajadores sin prestación e servicio) mientras persista la inundación, formar brigadas con los trabajadores para que conjuntamente con las autoridades se trabaje por contener el paso de agua, incluir a los trabajadores especializados en las labores de valoración, sanitización y monitoreo, pero ninguna de estas propuestas fue aceptada por la empresa.
Kraft Foods aprovecha la inundación para golpear y damnificar a sus trabajadores, pero el gobierno les ha otorgado beneficios frente para no salir afectada por la inundación, pero esto no se refleja en favor de proteger a las familias de los trabajadores.
Desde el 28 de Diciembre de 2010, varias empresas ubicadas en la Zona Franca del Pacifico, iniciaron el proceso de adecuación de las factorías, pero kraft Foods Mantiene silencio absoluto.
Exigimos una conducta responsable de la multinacional Norte Americana Kraft Foods, no solo con el restablecimiento de los contratos de trabajo y los derechos de las 400 familias, sino respetando el Derecho de Asociación y Libertad Sindical, asegurando la protección al medio ambiente, garantizando la protección a los proveedores y los consumidores.


Por favor pronunciarse ante:
Irene Rosenfeld, Presidente de Kraft Foods. Irene.Rosenfeld@Kraft.com,
Alberto Mascareñas Gerente de plantas en Latinoamérica Amascarenas@Kraftla.com,
Simone Knorr Gerente de Planta Kraft Foods Colombia simone.knorr@kraftla.com
y Mario A. Chávez Gerente Gral, Kraft Colombia, mario.alejandro.chavez@Kraftla.com,
con copia:
a Javier@sinaltrainal.org.
SINALTRAINAL PRESENTE
segundo informe
nota: no basta solo con leer la denuncia, tambien solicitamos el envio de cartas de protesta, tanto al gobierno colombiano, como la empresa en mencion, con copia al sindiacato, los correos esta al final del texto,,,gracias, ” la solidaridad es la ternura de los pueblos” ..che
Kraft Foods Anuncia Cierre Definitivo para Despedir los Trabajadores

En carta de fecha 31 de Enero de 2011, la Multinacional Norte Americana Kraft Foods, notificó que ha solicitado al Ministerio de la Protección Social, autorización para el despido colectivo de los trabajadores, por el cierre definitivo de la factoría ubicada en la Zona Franca del Pacífico en el municipio de Palmira Valle del Cauca.
Anuncia que por la parálisis de dos meses, el mercado andino que incluye a Colombia está siendo abastecido por otras fábricas y los dineros que recibe por seguros están destinados a cubrir gastos de la supuesta insolvencia por perdidas.
Kraft Foods, se ha negado a conversar con Sinaltrainal y las autoridades, no participa de la mesa de trabajo que buscó desde hace meses establecer el tiempo y los procedimientos de reinicio actividades, pero Kraft Foods, premeditadamente dejo pasar el tiempo, impidiendo el inicio de labores de verificación, sanitización y mantenimiento, para ahora justificar, que la maquinaria no está en condiciones de funcionar en ninguna Empresa de alimentos y que si fuera posible reiniciar operaciones con maquinaria nueva, sería aproximadamente en un año.
Kraft Foods aprovechó la inundación que ya no existe en la Zona Franca del Pacífico desde el 29 de Diciembre de 2010, para suspender los contratos de trabajo desde el 8 de Diciembre, por ello anuncia a los trabajadores que hasta el 31 de Marzo de 2011 mantiene el ofrecimiento para que los trabajadores renuncien a los contratos de trabajo a cambio de una indemnización y simultáneamente solicita al Ministerio el despido colectivo.
Kraft Foods, ésta contribuyendo a dejar más damnificados de los que puso la ola invernal, al anunciar que pretende cerrar la planta de Zona Franca, con lo cual quedarán sin trabajo 400 trabajadores y sus familias sin el sustento, agravando el problema social, que se expresa en aumento del desempleo y hambre, que a su vez repercutirá en mayor violencia y afectará el ingreso de los municipios y la nación; lo que no es coherente con esta situación y resulta muy contradictorio es que mientras el Gobierno anuncia beneficios para los empresarios afectados por el invierno y le permite a Kraft seguir saturando el mercado nacional con sus productos traídos de otros países, ésta solicite ser exonerada del pago de impuestos por cinco años y haga los trámites para despedir a los trabajadores. No cabe duda que su macabra intención es acabar con la organización sindical y abrir la planta nuevamente con personal temporal, mal remunerado y sin las mínimas garantías de ley, como siempre ha pretendido.
No hay duda que la ola invernal en Colombia, ha sido un gran fortín para los empresarios, a quienes el Gobierno les entregará el negocio y la dirección de la reconstrucción de las zonas afectadas, que representa 28.7 billones aprobados en el Presupuesto General de la Nación y que serán ejecutados como inversión en el 2011, los cuales serán invertidos para el beneficio de unos pocos y no de la inmensa mayoría del pueblo, quienes hemos sido los más afectados con los estragos que dejó el invierno y las inundaciones.
Santiago de Cali, Febrero 1º de 2011.

NO SE DETIENEN LAS AGRESIONES
HACIA LOS TRABAJADORES POR PARTE DE LA ETN KRAFT FOODS COLOMBIA S.A.S.

DENUNCIA PÚBLICA
NACIONAL E INTERNACIONAL

El Departamento de Lucha Contra Empresas Transnacionales – ETN’s – de la Subdirectiva CUT – Valle del Cauca, informa, denuncia y rechaza públicamente la decisión expresada por la multinacional norteamericana Kraft Foods Colombia S.A.S. a través de su Gerente de Planta Simone Knorr de Oliveira y Antonio Vazquez – Vicepresidente Latinoamérica, quienes encerraron a los trabajadores en la tribuna occidental del Estadio Municipal de Palmira – Rivera Escobar, con un gran dispositivo de seguridad compuesto por más de 30 guardas de seguridad de la firma Atlas y personal de inteligencia del Estado, con apoyo de paramédicos y ambulancias.
En tal campus deportivo y recreativo Simone Knorr de Oliveira anuncia sínicamente que el día inmediatamente anterior – Enero 31 de 2011, radicaron ante el Ministerio de la Protección Social, la solicitud para despido colectivo por cierre definitivo de la planta ubicada en la Zona Franca del Pacífico, en el Municipio de Palmira, Km 6 de la vía Yumbo – aeropuerto. Y que la planta sólo estará hasta el 31 de Marzo del presente año, es decir, hoy una multinacional es peticionaria, juez y parte, pues eso es justamente lo que refleja Kraft Foods, ni siquiera Minprotección Social ha delegado a uno de sus funcionarios para que haga el estudio socio económico correspondiente y ya la tirana de Knorr de Oliveira decretó el presunto cierre de la empresa.
Luego y de manera inmediata hacer llegar a las casas de los trabajadores aprovechando su ausencia, una carta en la que enuncia con falsos y mayores pormenores la nefasta decisión empresarial, gestando con ello un gran colapso emocional en quienes recibieron la misiva – progenitores, conyugues, hermanos e hijos de los trabajadores – ésta figura de generación de pánico ha sido propia de la administración de la transnacional norteamericana, que al ver que sus esfuerzos por manosear y timar la férrea voluntad de sus subordinados, éstos no se han prestado para acercarse y claudicar ante el Plan de Retiro Voluntario promovido por sus directivas, tal como ella misma lo plasma en dicho documento. Ahora cambia la táctica y opta por incrementar los niveles de terror y pánico colectivo, haciendo llegar tales panfletos amenazantes e intimidatorios desde la perspectiva que los miembros del núcleo familiar incidan negativamente en la postura ética proletaria de los trabajadores.
Las noticias dan cuenta de crisis nerviosas en las personas adultas, consultas ante los médicos correspondientes por fuertes dolores de cabeza – migrañas, insomnio, llanto excesivo y depresión en los menores ante la posible pérdida del puesto de trabajo de su único y exclusivo dependiente económico.
Kraft Foods no puede hacer uso de argumentaciones triviales y vanas de carácter comercial, diplomática y/ó política entre países hermanos – Colombia y la República Bolivariana de Venezuela – las cuales se caen por su propio peso. Pues si bien es cierto, éstas naciones tuvieron fisuras o fraccionamientos fue en el anterior período presidencial colombiano, siendo más preciso entre Álvaro Uribe Vélez y Hugo Rafael Chávez Frías.
Situación que con la actual administración colombiana de Juan Manuel Santos Calderón, nos hemos podido enterarnos por los medios masivos de información que en otrora agenciaron y avivaron tales confrontaciones, que hoy hay otras perspectivas no sólo comerciales, económicas y financieras dentro del plano binacional, sino de cooperación militar y de inteligencia en la lucha contra el terrorismo que es un tópico más complejo políticamente hablando.
Por tanto no es aceptable tal premisa empresarial, como tampoco lo es la continuidad de una política de suspensión de los contratos laborales con ocasión de una “fuerza mayor o caso fortuito” que evidentemente si existió pero que jamás, fue declarada por la autoridad competente – juez de la república. Atributo natural indeterminado e impredecible que ha sido el caballito de batalla, el caballo de Troya de ésta sanguinaria multinacional norteamericana.
De manera extraña vemos con total asombro, afortunadamente para los trabajadores que justo hoy Kraft Foods reconoce abierta, consciente y públicamente, que los efectos de la ola invernal, es decir, la inundación ha cesado y ahora se está en la ejecución de labores o trabajos tendientes a la remoción de escombros y limpieza de la planta.
Evidentemente el daño se causó, pero éste fue producto no de la naturaleza aunque se le atribuye como factor determinante, sino que éste se presentó por la negligencia y desidia de las mismas directivas de la planta de Kraft Foods en la Zona Franca del Pacífico – Palmira Valle, toda vez que nunca actuó con criterios de preservar su patrimonio e intereses. Sino que por el contrario, su respuesta fue paquidérmica por no decir que nula para direccionar u orientar el salvamento de materia prima, producto terminado, maquinaria, equipos y enseres.
En igual sentido denunciamos que las instancias gubernativas a las que hemos recurrido tanto organización sindical – Sinaltrainal como CUT Subdirectiva Valle del Cauca como lo son: Alcaldía y Personería Municipal de Palmira, Defensoría del Pueblo, Ministerio de la Protección Social y Gobernación del Valle, no hicieron nada en lo absoluto por obligar a la gerencia de la multinacional a sentarse frente a las directivas sindicales como representantes legítimos del grueso de los trabajadores y exponer tanto la problemática, como la toma de decisiones conjuntas para superar la supuesta crisis.
En este sentido la organización sindical envió documentos ante la Gerencia de Planta, para involucrar a los trabajadores en las tareas de remoción y limpieza de “escombros” pero la multinacional responde contratando a una tercera empresa – BSNK – para ejecutar tal labor. Que obrase con más sentido y responsabilidad social empresarial sacando a los trabajadores a vacaciones anticipadas o colectivas, pero arremetió con la ratificación de suspender los contratos laborales. Que le respetará las condiciones contractuales, laborales y salariales a sus subalternos, pero agredió con el Plan de Retiro Voluntarios.
Ahora esgrime la falsa y temeraria tesis, de que como arrendataria tiene conflictos con los propietarios de la infraestructura respecto de los “destrozos”, si estamos hablando de espacios amplios, ventilados, descubiertos – bodegas – cuál es el impacto para con una estructura de concreto y ladrillo, sólida por parte del estancamiento del agua por espacio de cuarenta – 40 – días tiempo que perduró la inundación de la planta?. O es que ellos, en el ánimo de agravar y hacer ver ante el Ministerio de la Protección Social, ejecutaron u ordenaron imprimir daños graves en las edificaciones y ahora van a responsabilizar a la madre naturaleza de ello?.
De qué insolvencia nos habla?. Si por todos es plenamente sabido que estamos ante la globalidad y movilidad no sólo de mercancías, sino de mano de obra barata y por sobre todo de capitales. Cuando en una corporación, multinacional o transnacional o el nombre que se quiera adoptar como Kraft Foods, de inmediato la casa matriz procede a inyectarle recursos para no perder el posicionamiento geográfico, político y comercial a nivel regional y mucho menos global ante las empresas similares que le generan dificultades económicas en razón de la libre competencia. Igualmente se orienta a las subsidiarias cercanas para que subsidien a la que se encuentra deficitaria, en términos de productos para mantener el nivel de ventas interno; situación que está aconteciendo actualmente con la planta Kraft Foods Palmira – Zona Franca del Pacífico.
Invitamos a todos los trabajadores sindicalizados o no, para que no cesen en su postura de luchar por el restablecimiento de sus condiciones contractuales, laborales y salariales para con la multinacional Kraft Foods, que se abstengan de acudir ante el “deshuesadero o matadero” dispuesto por la patronal en el Centro Integral de Servicios Comfandi, ni hacer uso del correo “sepulturero” dispuesto por la empresa para desarticular la unidad de los trabajadores.
Ahora que el imperio ha dispuesto de la lucha mundial contra el “terrorismo”, entonces que las cortes norteamericanas juzguen a su multinacional por el constreñimiento y acoso laboral en detrimento de sus trabajadores, por su política antisindical y por generación de pánico con su práctica terrorista en los familiares, acreedores y habitantes en general del municipio de Palmira.
El Departamento de Lucha contra Empresas Transnacionales de la CUT – Valle del Cauca, exige a las directivas de Kraft Foods Colombia S.A.S. el respeto por las leyes y la constitucionalidad colombiana, y les exhortamos para que no se sigan cometiendo ésta clase de arbitrariedades e injusticias al interior de sus factorías.
Igualmente les hacemos un llamado a las organizaciones sindicales y sociales de la región así como a nivel nacional e internacional para que se pronuncien solidariamente a favor de los trabajadores y de su organización sindical, y de igual manera para recriminar y repudiar la aptitud antisindical de la patronal y sus representantes.

Portavoces de la empresa.
Gustavo H. Abelenda – gabelenda@kraftla.com,
Ronald De Ruiter – ronald.deruiter@kraftla.com,
Mario Alejandro Chavez – marioalejandro.chavez@kraftla.com,
Alberto Mascarenas – amascarenas@kraft.com
Simone de Oliveira Knorr – simone.knorr@kraftla.com,
Irene Rosenfeld – irene.rosenfeld@kraft.com,
encontacto@kraftla.com,
a éste correo les solicitamos inundarlo con comunicados de denuncia y rechazo ante la actitud antiobrera y antisindical de Kraft Foods; fue el que dispuso la multinacional para difundir el plan de retiro voluntario.

Sindicato Sinaltrainal
Javier Correa – javier@sinaltrainal.org,
Edgar Páez – areainternacional@sinaltrainal.org
Edinsón Bonilla – edboni962@hotmail.com,
Sinaltrainal Palmira – palmira@sinaltrainal.org,

Abrazo combativo y revolucionario,

DIEGO ESCOBAR CUELLAR
DPTO. DE LUCHA CONTRA ETN’s
CUT – VALLE DEL CAUCA


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s