UN GRITO DESESPERADO DE LA MUJER COLOMBIANA + MUJERES DESFIGURADAS CON ÁCIDO SE MUESTRAN PARA FRENAR ATAQUES EN COLOMBIA

Por:Quinny
Muy poco, por no decir nada, en Colombia hemos avanzado respecto al tema de la mujer como trofeo de guerra. Casi que sistemáticamente las fuerzas de seguridad colombianas, los paramilitares y los grupos guerrilleros han utilizado a mujeres y niñas como esclavas sexuales, situación que es denunciada constantemente por organismos nacionales e internacionales como Amnistía Internacional. 
 La mujer Colombiana sigue dando la lucha valientemente en un país pensado por machos. 
No es un secreto que el Gobierno le ha fallado a las sobrevivientes de violencia sexual y sigue en deuda con ellas. En su más reciente informe, la O N G enumera varios obstáculos para la justicia colombiana y entre ellos están: “la histórica inexistencia de voluntad política para combatir la impunidad, unas medidas de protección ineficaces para testigos y sobrevivientes, una formación precaria en cuestiones de género para los funcionarios judiciales, y la no tipificación en la legislación nacional de la violación como crimen de derecho internacional”.
El informe también señala que los sectores de la población más vulnerables a estos delitos son las mujeres indígenas y afrodescendientes. Sin embargo, las indígenas sufren barreras adicionales, como la ausencia de traductores, las dificultades para viajar desde zonas remotas a los lugares donde pueden obtener asistencia oficial y la significativa presencia de combatientes en las zonas donde viven.
En cuanto al conflicto armado, el informe dice que “en los casos en los cuales se conoce el presunto autor genérico de las violaciones al derecho a la vida, el 65.8% se le atribuye al Estado, bien por perpetración directa de los agentes estatales o bien por tolerancia” con otros grupos.
En Colombia cada hora, cerca de nueve mujeres sufren agresiones sexuales, y en su mayoría el 84% de las víctimas son niñas menores de 18 años. Con estas cifras no es posible ni siquiera soñar con el país que muchos queremos.
Sobre las luchas sociales de las mujeres en Colombia es obligatorio citar el movimiento indígena en donde catorce  mil mujeres lideradas por Quintín Lame firmaron el Manifiesto sobre los Derechos de la Mujer Indígena en 1927. Este manifiesto se divulgó tras la matanza de nueve mujeres indígenas en la Guajira.
“Ha llegado la hora de que las hijas del país alcen la voz para exigir justicia social después de 435 años hoy tenemos el coraje nosotras, las indias colombianas de ocho departamentos que firmamos este documento y unidas como una bandada de águilas furiosas, lucharemos nosotras mismas por la recuperación de nuestros derechos. Así debería ser para todas las mujeres campesinas, casadas o no, todas perseguidas por el hombre de la civilización. Pero sus leyes no serán cumplidas, porque si los hombres indios, que mucho antes de la conquista eran dueños de la tierra, no se levantan contra el orden ilegal y corrupto, entonces nosotras las mujeres nos prepararemos y unidas gritaremos no, no, no”.
Esta declaración contiene ese tipo de reclamo social que nunca pierde vigencia, pero si hablamos del papel de la mujer en las luchas sociales del país también es necesario recordar a Felicita Campos 1890, quien encabezó en Sucre la resistencia contra los terratenientes.
Igualmente a Juana Julia Guzmán, campesina de oficio pero además fundadora de la Sociedad de Obreros y Artesanos de Córdoba en 1916. Esta campesina socialista en 1919 creó la Sociedad de Obreras Redención de la Mujer, que estuvo integrada por lavanderas, fritangueras, vendedoras, cocineras y bailadoras. Esta sociedad tenía como objetivo que se reglamentara el trabajo de las mujeres y menores explotados. No obstante, hoy en día la mujer Colombiana sigue dando la lucha valientemente en un país pensado por machos.

MUJERES DESFIGURADAS CON ÁCIDO SE MUESTRAN PARA FRENAR ATAQUES EN COLOMBIA

“Es el producto de una cultura machista como la colombiana que hace que la mayoría de las víctimas sean mujeres jóvenes, de baja escolaridad, atacadas por cuestiones sentimentales”
 

En el consultorio del cirujano plástico, Gina no pasa inadvertida: en medio de otras que buscan realzar su belleza, ella sólo quiere recomponer su rostro quemado por un ataque con ácido, una forma de violencia contra las mujeres que cada vez suma más víctimas en Colombia.
Gina Potes, de 35 años, espera que esta sea la última cirugía, de 24 que le han practicado en los últimos 15 años. “Cuando veo esas mujeres con cuerpos perfectos buscando tener más busto o reducir la cintura, no entiendo”, dice entre resignada e indignada esta espigada trigueña que requiere reconstruir su mentón.
Aunque ya ha logrado recuperar casi totalmente el rostro, aún son evidentes las marcas de ese ataque, que también le alcanzó el pecho.
“Las huellas que deja no son sólo físicas, también son sicológicas”, afirma, tras recordar que su primera reacción al verse desfigurada fue encerrarse.
Con el paso del tiempo venció el miedo y salió a buscar trabajo. “Pero nadie me empleaba al verme así”, señala Gina que asegura desconocer aún quién o por qué la atacó.
“Cuando una es atacada con ácido no recibe la solidaridad las autoridades”, se queja Gina, al recordar en estos casos la pena máxima es de cuatro años de cárcel, si se logra identificar al agresor.
Gina junto a un grupo de mujeres atacadas con ácido han decidido mostrarse -una de ellas con máscara por la deformación de su cara- para sensibilizar a la sociedad y reclamar políticas estatales que les permitan rehacer sus vidas. Y lo más importante, evitar nuevos rostros desfigurados, en una campaña en la que algunas políticas les acompañan.
Prácticamente todos los casos responden a violencia intrafamiliar. “Jurídicamente se tratan como lesiones personales y quedan en la impunidad por la dificultad para comprobar su autoría”, explicó a la AFP la congresista Gloria Estela Díaz.
La legisladora presentará el próximo 16 de marzo un proyecto de ley para tipificar como delito estas agresiones, con pena de cárcel de ocho a 30 años sin derecho a rebaja de la condena.
Además, la concejal de Bogotá Olga Rubio presentó una iniciativa para limitar la venta de ácidos, dada la facilidad para adquirirlos y su bajo costo (2 dólares el frasco).
“Vamos a restringir la venta de ácido fosfórico, nítrico y sulfúrico”, que son los más empleados para estos ataques, aunque también han ocurrido con gasolina”, señaló Rubio a la AFP.
El estatal Instituto de Medicina Legal conoció 55 casos de mujeres atacadas con ácido en 2010, mientras que en 2011 recibió 42, según cifras peliminares .
Hace cinco años Nubia Espita, de 33, vino de Venezuela con su esposo y dos pequeñas hijas a pasar Navidad. Una noche, cuando llegaba a casa con la mayor, una pareja le atacó arrojándole ácido a la cara, que además alcanzó a quemar el brazo y la mano de su hija, narró a la AFP.
Atribuye el ataque a “la envidia” de una vecina, algo que no pudo probar. Tampoco logró identificar a la pareja que la atacó, por lo que su caso quedó impune, mientras su rostro, pese a 15 cirugías, continúa desfigurado.
La próxima operación será para la reconstrucción de los párpados que le quedaron prácticamente cerrados, reduciéndole ostensiblemente la visión.
El caso de Viviana Hernández, de 28 años, también quedó impune. Ella asegura que fue su esposo y padre de sus tres hijos quien le quemó el rostro para “que no fuera de nadie más”, porque ella quería separarse.
“Las autoridades me exigían que probara que él había sido, entonces me tocó huir a otra ciudad para que no me volviera a atacar”, refirió a la AFP.
“Ahora necesito cinco millones de pesos (casi 3.000 dólares) para recuperar el ojo (izquierdo)”, narra al tiempo que levanta el parche que lo cubre y deja al descubierto un amasijo de piel por donde deslizan las lágrimas.
“Cargamos con esta tragedia todos los días”, dice, y resalta la “falta de solidaridad de la sociedad y del Estado”.
La cirujana plástica Linda Guerrero, que dirige la Fundación del Quemado en Bogotá, recuerda que hace 15 años recibió el primer caso de una mujer atacada con ácido. Hoy ya suma 31 pacientes.

Un pensamiento en “UN GRITO DESESPERADO DE LA MUJER COLOMBIANA + MUJERES DESFIGURADAS CON ÁCIDO SE MUESTRAN PARA FRENAR ATAQUES EN COLOMBIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s