Los cubanos y la visita del Papa a la isla.

EL GOBIERNO DE EEUU ESCLARECE SUS VERDADEROS PLANES CONTRA VISITA DEL PAPA A CUBA.

Arthur González.

Como habíamos adelantado hace unos días, cuando la congresista de origen cubano Ileana Ross Lehtinen declaró el 21.02.2012, que ella esperaba “que la visita del Santo Padre arrojara luz sobre la represión contra grupos disidentes y el deterioro de las condiciones del pueblo cubano”, se iniciaba la revelación de la verdadera estrategia elaborada por el gobierno norteamericano para sabotear la presencia de Benedicto XVI a Cuba.

Ahora el Secretario de Estado adjunto interino para asuntos públicos, de los EE.UU., Mike Hammer, expuso durante una rueda de prensa en Washington que “la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba es una oportunidad para que el gobierno de La Habana escuche de primera mano, las preocupaciones internacionales en materia de Derechos Humanos en la isla”.

Todo va encajando; se exponen las fichas del plan elaborado y dirigido por los yanquis. Su objetivo es uno solo, obligar al Santo Padre a decir lo que ellos quieren, cual señores imperiales dueños del mundo. La línea temática establecida es la de acusar a Cuba de violar los derechos humanos, aunque para ello tengan que inventar acciones y pagarle a cuanto asalariado esté dispuesto a jugar su papel en ese teatro.

En este sentido, están las declaraciones a la agencia EFE el 11.01.2012, del asalariado Guillermo Fariñas de la provincia de Villa Clara, en las que afirmó que sus intensiones eran las de “crear provocaciones para obligar a las autoridades cubanas a detenerlo y así demostrar que el régimen es represor”.

El 13.01.2012 el c/r Víctor Sánchez de Santiago de Cuba, auto titulado periodista independiente, publicó en su blog aplopress, que los “auto denominados disidentes” de la zona oriental de Cuba “están planificando acciones para hacerse presentes durante de la visita del Papa a Cuba, al menos crear un clima de tensión política, que obligue al régimen a manifestarse tal como es, un régimen de represión política”. Agregó que “es la hora de subir la parada, para alcanzar el mayor número de detenidos por motivos políticos, principalmente antes de que llegue el Papa, para evitar que la propia visita, disminuya el impacto internacional de la ola represiva”. “Con esta actividad de protesta no se va a derrocar el régimen que existe en Cuba, pero si podemos aguarle la fiesta al régimen”.

A su vez El Camaján, Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, aseguró que a lo largo del último año aumentó la violencia policial contra disidentes que han tratado de reunirse o manifestarse de manera pacífica.

El 14.02.2012, el contrarrevolucionario Oscar Elías Biscet declaró al Congreso, vía telefónica desde la Sección de Intereses de los EE.UU. en la Habana, que “el Papa Benedicto XVI debería usar su poder y visibilidad como líder mundial para destacar los abusos a los derechos humanos y la opresión política bajo el régimen de Castro durante su próxima visita”.

Guillermo Fariñas el 05.03.2012 envió una misiva la Papa, en la que con un lenguaje irrespetuoso y sacrílego, exige que durante su estancia en Cuba aborde cinco temas: “Reunirse con la disidencia, periodistas y blogueros independientes. Solicite al gobierno la libertad de los presos políticos. Cese de las golpizas. Derecho a entrar y salir de Cuba. Que el gobierno reconozca a la disidencia pacífica y acepte dialogar con ella sobre la situación interna”.

El 03.03.2012 El Nuevo Herald publicó una carta abierta dirigida al Papa, de supuestos cubanos residentes en la Isla, donde entre otras falacias orientadas desde Miami, le plantean que “tienen la esperanza de que su presencia en Cuba sirva para detener la represión por la que están pasando los que quieren asistir a la Iglesia”.

El 07.03.2012 Berta Soler, auto titulada presidenta de las asalariadas Damas de Blanco, le exigió nuevamente al arzobispado habanero que el Papa la reciba para solicitarle que interceda por los opositores y el cese de las represiones sobre ellos.

El propio 07.03.2012 el sacerdote de posiciones contrarrevolucionarias, José Conrado Rodríguez, en declaraciones al El Nuevo Herald, defendió “el derecho de un sector de la oposición interna a cuestionar la visita del Papa Benedicto XVI a la Isla” y señaló que “hay que escuchar el clamor que viene de las entrañas del pueblo, y la respuesta a ese clamor debe ir en la línea de la reconciliación y el respeto a los derechos humanos, el reconocimiento de la dignidad de cada uno y la libertad”. “El pueblo cubano está viviendo tiempos de crisis y frustración, desesperanza e incertidumbre sobre el futuro”

Aun faltan 20 días para el arribo de Benedicto XVI a Cuba y debemos esperar el incremento de la campaña mediática organizada desde EE.UU., que intenta obligarlo a asumir las posiciones norteamericanas. Los más destacados asalariados de Washington volverán a la carga mintiendo y presionando.

Evidentemente no conocen la sabiduría, firmeza de carácter e inteligencia del Santo Padre. Ya la iglesia cubana declaró el 02.03.2012 sobre las presiones políticas que están recibiendo y aseguraron que “Benedicto XVI visitará Cuba del 26 al 28 de marzo, en una gira destinada a “hablar de la reconciliación y de la unidad entre los cubanos”.

Como en reiteradas ocasiones los yanquis se quedarán con las ganas de entorpecer y sabotear la actividad. La visita será un rotundo éxito para los cubanos y mantendremos el diálogo, al servicio de nuestro pueblo y sus necesidades, sin injerencias imperiales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s