COLOMBIA: El fin último de la reforma a la justicia


Jorge Enrique Robledo (Senador Polo Democratico)
Bogotá, 22 de junio de 2012.
 
No se sabe qué es peor, si el contenido de la reforma a la justicia o la manera como el gobierno consiguió el respaldo para aprobarla. En la Colombia de las decisiones con propósitos inconfesables, estas ocupan un sitio de honor –o de deshonor, más precisamente. Como bien se ha dicho, antes que una reforma a la justicia, lo que impusieron fue una reforma política para someter a la rama judicial a situaciones que no le convienen al país sino a los intereses de un pequeño pero poderoso club de privilegiados, cuyo jefe único es el presidente Juan Manuel Santos.
 
La reforma no atiende el principal reclamo ciudadano sobre la administración de justicia, consistente en que esta no falla con la oportunidad debida, lo que en buena medida significa la negación de la idea misma de justicia. Pero la congestión y la tardanza de las decisiones judiciales sí le sirvieron al gobierno de pretexto para promover su privatización, nombrando como jueces de bajo costo a abogados que carecen del conocimiento suficiente para ejercer esa función compleja propia de especialistas e incluyendo en la Constitución la potestad de cobrarles a los colombianos por decisiones legales que deben ser gratuitas, desafueros que niegan la justicia como derecho, pilar del proceso civilizatorio. Como en educación y salud, he aquí otro caso en el que el neoliberalismo provoca una involución.
 
La reforma además aumenta la injerencia del poder Ejecutivo sobre la rama Judicial, un viejo propósito retardatario de quienes consideran la separación de los poderes como adorno retórico de una democracia que se halla muy lejos de serlo, porque tienen como objetivo que el Presidente maneje un Congreso de bolsillo, someta a su férula a los jueces y coopte a las Cortes. Otra vez el estilo cortesano de Santos rinde más frutos que el de Uribe, porque su mayor capacidad actoral les facilita mimetizarse también a quienes, con las mismas concepciones regresivas, posan de demócratas. Están pillados.
 
Es difícil encontrar algo peor que el estilo con el que Juan Manuel Santos reclutó el respaldo político suficiente para producir este engendro, pues se inspiró en una pregunta propia del servicio a la carta: “¿Qué desean los caballeros?”. Así, unió y condujo a sus mayorías parlamentarias para asegurarles privilegios que avergüenzan y a las Cortes les concedió gabelas todavía más burdas para cooptarlas, de tal manera que se nota que el Presidente y cada uno de los partidos de la Unidad Nacional –cuyo carácter de manguala deja pocas dudas– abusan de su fuerza política para pasarse por la faja y con toda impunidad cualquier escrúpulo.
 
¿Y para qué quieren Santos y sus cortesanos el poder que también les confiere tanto unanimismo en los medios de comunicación? ¿Para promover el progreso y hacer que Colombia supere el atraso productivo, genere empleo e ingresos y disminuya la desigualdad social? Habría que ser ciego y sordo para responder con un sí. Tras casi dos eternos años de juanmanuelismo, y bajo la amenaza de que complete ocho, hay que ser muy despistado, o muy orientado por ciertas conveniencias personales, para no reconocer que en lo económico el paradigma de Santos reside en que el monopolio avasalle toda otra forma económica, monopolio que a la postre será, sin las actuales excepciones, el de las trasnacionales. En este sentido, detrás de las cien mil viviendas “gratis” del populismo reeleccionista se oculta un cambio de fondo en la política de producción de viviendas promovidas por los subsidios del Estado –sean “gratuitas” o no y con una inversión mínima de 4.2 billones de pesos en este gobierno–, para que el Estado se eche a cuestas todo el riesgo del negocio que antes asumían constructores y banqueros, adjudicarles los proyectos a las mayores empresas que concentren tierras y recursos financieros –incluso si son extranjeras– y contratar con ellas, no con las normas del derecho público sino del privado, es decir, a dedo, con lo que hará fiestas cierto clientelismo de cuello blanco y se facilita defraudar al Estado.
 
También se sirve Santos de su poder para imponer el TLC con Corea, el cual, como ni los pocos nativos que ganan con él se atreven a negar, dañará a la industria instalada en Colombia y agravará el desempleo. ¡Y esto sucede preciso cuando el gran tsunami económico lanzado por la explosión de la gravísima crisis mundial condena al libre comercio como su responsable! Otra muestra más de que desconectaron su suerte personal de la del país.
El ministro de Justicia debe renunciar: senador Robledo
Oficina de Prensa, Senador Jorge Enrique Robledo, 21 de junio de 2012
Robledo pidió la renuncia del ministro de Justicia por su responsabilidad en la aprobación de la reforma a la justicia. Recordó que el Polo se opuso a la reforma en los 8 debates. Que cese el tapen tapen.
 
“La reforma a la justicia es de lo peor que ha pasado en Colombia, porque aumenta una especie de dictadura presidencial y avergüenza a al país”, afirmó el senador Jorge Enrique Robledo. Señaló que los primeros responsables de este adefesio fueron los congresistas de los partidos santistas y recordó que el Polo se opuso a la reforma en sus 8 debates y acompañó las movilizaciones convocadas por el Observatorio Nacional Permanente de la Administración de Justicia y las organizaciones gremiales de la Rama.
 
Robledo aclaró que el ministro de Justicia debe renunciar porque él también es responsable de lo aprobado. El ministro y el presidente Santos fueron los autores de la reforma y sus principales impulsores. En todos los debate defendieron su contenido, incluidos los artículos que blindan a los congresistas contra eventuales procesos judiciales y los que privatizan la administración de justicia
 
El presidente Santos es igualmente responsable, señaló el congresista, porque bajo sus orientaciones políticas se aprobó este adefesio. Y preguntó hasta cuándo se va a mantener el tapen tapen del jefe del Estado, pues tampoco le ha explicado al país su responsabilidad en el caso del general Santoyo. Concluyó señalando que Santos organizó todo el tinglado para consolidar un Congreso de bolsillo y someter a la justicia.

Los doce congresistas que conciliaron la reforma

 

ACUERDOS A PUERTA CERRADA

 En un tiempo récord estos parlamentarios revivieron varios de los ‘micos’ que habían sido superados en más de un año de debates de la reforma a la justicia en el Capitolio Nacional.
De espaldas al país y a puerta cerrada doce congresistas le dieron un giro inesperado a la reforma a la Justicia: modularon la muerte política de congresistas, blindaron a los secretarios generales de Cámara y Senado, y dejaron prácticamente en libertad a quienes están vinculados a procesos por parapolítica y a altos funcionarios relacionados a escándalos como el de Agro Ingreso Seguro o la ‘Yidispolítica’. (Lea sobre los ‘micos’ que se colgaron a última hora).
Estos fueron algunos de los elementos que a última hora se le colgaron al texto de conciliación de la reforma a la justicia, un debate del que sacaron a los ponentes más críticos del acto legislativo y al mismo ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra. (Lea sobre las críticas del ministro).
Estos son los conciliadores de Cámara:
  • Alejandro Carlos Chacón Camargo
  • Germán Varón Cotrino
  • Carlos Edward Osorio
  • Gustavo Puentes Díaz
  • Orlando Velandia Sepúlveda 
  • Roosvelt Rodríguez Rengifo.
Estos son los conciliadores en el Senado:
  • Jesús Ignacio García
  • Eduardo Enríquez Maya
  • Juan Carlos Restrepo
  • Juan Manuel Corzo
  • Luis Fernando Duque
  • Martín Emilio Morales 
Para Guillermo Rivera, uno de los representantes ponentes más críticos del acto legislativo y quien no participó en la conciliación, uno de los elementos que fue eliminado durante la discusión a puerta cerrada, y que para él fue quizás el mayor “gol”, fue un parágrafo que decía: “nadie podrá pedir la revocatoria de una providencia alegando del presente acto legislativo”. Un parágrafo que inexplicablemente fue sacado del articulado. (Lea sobre la extraña conciliación).
Juan Carlos Vélez, senador de La U y también crítico ponente de la iniciativa, dice que es inexplicable que a él lo sacaran de la comisión de conciliación para incluir a un senador (Morales), de la Comisión Cuarta, una corporación que nadie tiene que ver con los asuntos constitucionales.
Finalmente para Alfonso Prada Gil otro de los ponentes de la iniciativa y quien tampoco pudo participar de la conciliación, esta reforma no tuvo ocho debates, como exige la ley, sino nueve, pues en la discusión de la conciliación se legisló abiertamente. “Habrá ahora que definir cómo se debe hacer una conciliación, porque en éste caso se borró de un plumazo el trabajo de más de un año de fuertes debates”, sentenció el representante del Partido Verde.

http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo-354476-los-doce-congresistas-conciliaron-reforma

Colombia: Así se voto la conciliación de la Reforma a la Justicia y La justicia no entró por casa

foto via facebook.com
Así se voto la conciliación de la Reforma a la Justicia esta tarde en la plenaria de la Cámara de Representantes…
POR EL NO
 Wilson Never Arias Castillo Partido Polo Democrático 
Alba Luz Pinilla Pedraza Partido Polo Democrático
Iván Cepeda Castro Partido Polo Democrático
Carlos Germán Navas Talero Partido Polo Democrático
Miguel Gómez Martínez Partido de la U
Gloria Stella Díaz Ortiz Partido MIRA

José Ignacio Mesa Betancour Partido Cambio Radical

Javier Tato Álvarez Montenegro Partido Liberal

Yahir Fernando Acuña Cardales Partido Afrovides
Ángela María Robledo Gómez Partido Verde

POR EL SÍ
Marta Cecilia Ramírez Orrego Partido Conservador
Diela Liliana Benavides Solarte Partido Conservador
Esmeralda Sarria Villa Partido Conservador
Constantino Rodríguez Calvo Partido Conservador
Heriberto Sanabria Astudillo Partido Conservador
Armando Antonio Zabaraind Arce Partido Conservador
Lina María Barrera Rueda Partido Conservador
Silvio Vásquez Villanueva Partido Conservador
Juana Carolina Londoño JaramilloPartido Conservador
Obed de Jesús Zuluaga Henao Partido Conservador
Orlando Alfonso Clavijo Clavijo Partido Conservador
Diego Alberto Naranjo Escobar Partido Conservador
Jorge Hernán Mesa Botero Partido Conservador
Juan Carlos García Gómez Partido Conservador
Juan Diego Gómez Jiménez Partido Conservador
Oscar Fernando Bravo Realpe Partido Conservador
Henry Humberto Arcila Moneada Partido Conservador
Carlos Alberto Zuluaga Díaz Partido Conservador
Issa Eljadue Gutiérrez Partido Conservador
Juan Manuel Campo Eljach Partido Conservador
Carlos Augusto Rojas Ortiz Partido Conservador
Gustavo Hernando Puentes Díaz Partido Conservador
Pedrito Tomás Pereira Caballero Partido Conservador
Buenaventura León León Partido Conservador
Germán Alcides Blanco Álvarez Partido Conservador


Octavio Quintero (especial para ARGENPRESS.info)
Una frase del presidente del Consejo de Estado, Gustavo Gómez Aranguren, resulta más que suficiente para medir el tamaño de la reforma a la justicia que acaba de aprobar el Congreso de Colombia: “La razón se fue de vacaciones”…
Y si faltara algo para que el lector tome conciencia del asunto, el mismo magistrado agrega: “Esperamos que la razón vuelva de vacaciones y pase por los pasillos de la Corte Constitucional”.
Las declaraciones del presidente del Consejo de Estado se dieron al noticiero CM& momentos antes de que el propio ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, declarara su insatisfacción por algunos aspectos de la reforma, especialmente el relativo a la pérdida de investidura de los congresistas.

Si en el pasado reciente la opinión pública quedó estupefacta cuando se reveló que los paramilitares tenían un control sobre aproximadamente el 35 por ciento del Congreso, ahora el asunto es que, con la nueva reforma, no se pueda depurar el sagrado recinto de las leyes.
No se requiere mucho esfuerzo mental para entender que, en medio de una democracia tan débil e imperfecta como la nuestra, puedan llegar al Congreso estos y otros indeseables que, en aras de la nueva reforma a la justicia, adquieran ciertas garantías de procesamiento penal, disciplinario y de pérdida de investidura que los hagan realmente invulnerables a la aplicación de la Constitución y la Ley.
“Esta reforma a la justicia es una vergüenza”, se dijo desde el comienzo del debate: y nada valió. La misma posición del ministro Esguerra parece ambigua, pues, nadie duda tampoco que en el seno de un “Congreso voluntarista”, se aprobó exactamente lo que el gobierno quiso.
Ni siquiera las altas cortes parecen salir inmaculadas, pues, resulta evidente que también el aumento del periodo de los magistrados de 8 a 12 años, y de 65 a 70 la edad de retiro forzoso, debió amortiguar la férrea oposición que en principio mostraron.
Por eso tampoco puede albergarse mucha esperanza de que la razón regrese de vacaciones cuando la Corte Constitucional aboque la revisión de la norma.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s