#Colombia: Sí es posible el cambio de paradigma

 
 
Es crucial el opúsculo de Kant titulado “la paz perpetua”, que en la adaptación al contexto actual colombiano es la búsqueda de una negociación política que logre parar el conflicto armado y la degradación de la sociedad en el marco de una guerra prolongada.
 
Rubiel Vargas Quintero
El paradigma de una época imbuida en la violencia política, con la instauración de la violencia bipartidista como instrumento para la repartición del poder político por parte del bipartidismo con una ideología común: anticomunista, antisubversiva y la concepción del enemigo interno dentro de la Doctrina de la Seguridad Nacional, que redefinió el esquema “amigo-enemigo”.
El enemigo político es un enemigo público, no privado. Es un hostil, que puede amenazar la propia existencia. Según Karl Schmitt “el enemigo político es el enemigo real”, esto conduce a criminalizar al enemigo, y por lo tanto a su eliminación total. Esta perspectiva antagónica “enemigo – amigo” conlleva a la destrucción, al odio irracional, a generalizar una racionalidad criminal.
La aniquilación total del enemigo implica la propia desaparición de lo político, el exterminio de la oposición sin ningún criterio de reconocimiento de las causas del conflicto. El conflicto colombiano obedece a cuestiones políticas, económicas y sociales, determinadas por una concepción sobre el Estado, el poder, la apropiación excluyente de la riqueza, la concentración de la propiedad de la tierra, la falta de democracia, la persecución política y la exclusión social, entre otras.
El enemigo que se identificó primero se encontraba en las zonas agrarias y después se desplazó al sector urbano, que sirvió como argumento para la negación de una apertura democrática, de participación política y reafirmó la exclusión del otro frente a sus derechos reivindicatorios sociales y económicos.

La paz perpetua

En el pensamiento acerca del conflicto, la guerra y la paz, frente al conflicto armado en Colombia y su terminación, es crucial el opúsculo de Kant titulado “la paz perpetua”, que en la adaptación al contexto actual colombiano es la búsqueda de una negociación política que logre parar el conflicto armado y la degradación de la sociedad en el marco de una guerra prolongada. El filósofo propone un llamado a la razón para borrar por completo las causas existentes de una futura guerra posible, que es la razón quien toma las decisiones sobre una comunidad política que contraste el ánimo guerrerista de los hombres de estado.
En este marco, la paz es concebida como el fin de todas las hostilidades, es un imperativo moral que se impone por sí mismo ante la razón, bajo el imperativo categórico “no debe haber guerra”. Así, la razón condena la guerra como una situación infame de la humanidad y convierte la paz en un deber moral. Kant insiste: “Que un pueblo diga: no quiero que haya guerra entre nosotros; vamos a constituirnos en un Estado, es decir, a someternos todos a un poder supremo que legisle, gobierne y dirima en paz nuestras diferencias, es comprensible”. Que un pueblo diga esto, es una decisión política correcta en un estricto sentido ético.
La decisión que se asuma en el marco de los acuerdos de La Habana es una decisión ética, la disposición correcta que se tome es una práctica moral, es la única sabiduría práctica, según lo cual debemos obrar para la construcción de una sociedad éticamente viable. La prolongación de la guerra produce degradación en la sociedad que ha dejado más de 220.000 muertos, ocho millones de víctimas, seis millones 900 mil desplazados, 45 mil desaparecidos, el despojo de 4.2 millones de hectáreas a campesinos. Por fuera de las estadísticas se puede encontrar otro aspecto de la degradación de la sociedad, la ética social. Se necesita un nuevo sistema ético. Lo acordado en La Habana brinda la oportunidad histórica de salir de la barbarie que genera la guerra, de la muerte, masacres y nos permite reconstruir el país desde la democracia, la tolerancia, el respeto y la inclusión social.

Cambio de paradigma

El cambio de paradigma significa el cambio de la mentalidad o racionalidad criminal, de la racionalidad del odio y todo problema social que busca su resolución a través de la justicia de la venganza por uno más coherente. Probablemente el uso más común de un nuevo paradigma, implique el concepto de “cosmovisión de comunidades como conjunto de experiencias, de vivencias, de valores, su cultura en comunidad y su contexto histórico, formas de asumir el buen vivir, vida en armonía con la naturaleza, entendido como la plenitud de la vida en comunidad en relación con la naturaleza, es el bienestar en comunidad. El cambio de paradigma que marca un cambio que determina la forma organizativa de una sociedad y cómo interpreta su propia realidad.
Se sientan las bases para la trasformación del campo, que ha sido uno de los ejes fundamentales de los acuerdos de La Habana y se crean las bases de un bienestar y buen vivir para los campesinos, las relaciones campo-ciudad, y la erradicación de la pobreza.
Es la oportunidad para que el país propicie el surgimiento de unas nuevas élites políticas sin corrupción de la mafia política, un sistema político incluyente, la creación de nuevos partidos y movimientos políticos, de movimientos sociales aislados, que han sido excluidos, el retorno a una política social y democrática que desarrolle políticamente lo correcto, el bien común.
El sistema se ha basado en un ordenamiento de exclusión social, que tiene como principio la negación de oportunidades. La construcción del tejido social entendido como aquello que pertenece a una comunidad, con rasgos identitarios, con una misma cultura, con una misma tradición, con principios de solidaridad, con respeto a lo diverso. Son algunas transformaciones que el país necesita para generar una nueva mentalidad ética para la convivencia en comunidad.

MAS NOTICIAS DE LA RESISTENCIA INDIGENA

“ESTAMOS ROGANDO AL GOBIERNO NACIONAL QUE DETENGA LA REPRESIÓN” FELICIANO VALENCIA

Miércoles 18 de Julio de 2012 12:36
Feliciano Valencia aclaró en Contagio radio la situación que se da con el Sargento García, afirma que después del desalojo el sargento se burlaba de los indígenas. Por otra parte afirma que las declaraciones de Alvaro Uribe y el general Navas ponen en riesgo su integridad personal y los responsabiliza por cualquier cosa que le pueda pasar. También hace un llamado a los medios de información para que contribuyan en la solución de la problemática y no en agravarla.
 

DescargarO IR A ESTE ENLACE: http://www2.contagioradio.com/index.php?option=com_content&view=article&id=3627:estamos-rogando-al-gobierno-nacional-que-detenga-la-represion-feliciano-valencia&catid=8:otra-mirada&Itemid=2&utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

Colombia: Norte del Cauca: Los medios oficiales le hacen eco a las mentiras de los militares

 
 
17/07/12
Este martes 17 de 2012, desde muy temprano las carreteras del Norte del Cauca se inundaron de chivas que transportaban a centenares de indígenas hacia el municipio de Toribío. Todos empujados por la fuerza de los bastones de mando que representan para ellos la autonomía.
 
Mientras en los medios masivos publicaban la respuesta del ministro Juan Carlos Pinzón sobre la petición de los indígenas de retirar las tropas del Cauca,” A los indígenas hay que decirles que los respetamos, que el diálogo es la  voluntad del Gobierno, pero de ninguna manera la Fuerza Pública se va a ir de allá”, más de dos mil indígenas avanzaban hacia uno de los cerros que se imponen sobre las montañas de la cordillera central del nororiente caucano, para llegar hasta donde se encuentran 400 indígenas que acampan y cuidan el cerro el Berlín desde el pasado 11 de julio, (día de la visita del presidente Juan Manuel Santos a Toribío).  Es en esta montaña donde se encuentra una de las bases militares que cuidan las dos antenas de las compañías de telefonía celular.
 
Estando allí el gobernador indígena de Toribío, dio a conocer a los militares, la carta dirigida a los diferentes actores armados, que dice “…No nos vamos a quedar de brazos cruzados mirando cómo nos matan y destruyen nuestros territorios, comunidades, planes de vida y nuestro proceso organizativo, por esto, enraizados en la palabra, la razón, el respeto y la dignidad, iniciamos caminar en grupos hasta donde están atrincherados los grupos y ejércitos armados, para decirles frente a frente, que en el marco de la autonomía que nos asiste, les exigimos que se VAYAN, QUE NO LOS QUEREMOS, QUE NOS CANSAMOS DE LA MUERTE, QUE ESTAN EQUIVOCADOS, QUE NOS DEJEN VIVIR EN PAZ.…”. Ante este comunicado los militares argumentaron que ellos estaban allí para proteger a la población  porque es un gran riesgo dejarla sin fuerza pública. Pero la gente ya no cree en este discurso pues ha tenido que padecer los abusos que le han hecho confirmar todo lo contrario, ya que ha sido blanco de ataques de ambos bandos. “Siempre dicen lo mismo,” gritaba una mayora, mientras la multitud procedía a recoger las pertenecías de los militares.  “Pedimos a los espíritus para que nos protejan, en esta lucha que es justa” dijo una de las autoridades de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca – ACIN;  desde el cerro  Berlín en Toribio –Cauca.
 
Al ver la decisión de los civiles, el comandante a cargo en la torre, con respeto y acatando la decisión de la gente, dio la orden de salir del lugar.  Sin embargo seis de los militares opusieron resistencia y se tiraron al suelo,  entonces la guardia indígena procedió a cargarlos para sacarlos del lugar.  Al mismo tiempo, otros comuneros se dispusieron a cargar víveres y demás pertenencias de los militares, ayudando a agilizar su retiro.  La guardia indígena acompañó a los militares hasta un lugar determinado”. Afirmó un comunicador de la emisora Radio Nasa.
 
Sin embargo los integrantes de las fuerzas militares afirmaron lo contrario por los medios: En Caracol Radio habló Jorge Humberto Jerez, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Apollo “Nos quemaron los víveres, maltrataron a los soldados, la guerrilla está hostigando las tropas en el mismo sitio, es un trabajo conjunto de las FARC y los indígenas porque se les ha bloqueado los corredores del narcotráfico, los cristalizaderos, tenemos asesores jurídicos para más adelante judicializar a estos indígenas con la fiscalía y los sectores del estado …”
 
Las afirmaciones del comandante Jerez son irresponsables y sumamente riesgosas para nuestra comunidad, fueron los mismos soldados quienes quemaron un colchón para que ante la prensa se atribuyera al supuesto ataque de los indígenas.  Al contrario de lo que decían todos los medios sobre la quema de los víveres, la guardia fue la que transportó las remesas hacia la parte baja del cerro donde se alojaría la fuerza pública. Quienes dispararon al aire y tiraron gases fueron los militares tratando de hacer un montaje y afirmando que la guerrilla estaba cerca hostigando.
 
Sólo al comandante Jerez, se le ocurre comparar empujones y gritos a los soldados con balas, muertos, ocupación de nuestras viviendas, señalamientos y falsos positivos contra nuestros comuneros. Sin embargo  parece que no sólo el comandante usa la estrategia de la mentira y la manipulación porque al instante todos los medios le hicieron eco a estas afirmaciones malintencionadas. Es así como el gobierno planea justificar las arremetidas contra las comunidades indígenas y desdibujar la legitimidad nuestra lucha por la defensa del territorio. La embestida mediática de la ultra derecha está criminalizando al movimiento de indígena y campesino. Durante años los actores del conflicto han usado a la poblacion indígena como escudo y eso incluye al estado.  ¿A usted le gustaría tener una trinchera en la puerta de su casa en plena zona de guerra?. Es muy fácil y cómodo para estos medios de pacotilla presentar a un soldado ser sacado a rrastras y señalar al movimiento indígena como criminal, sólo por hacer valer sus derechos constitucionales. Estos medios omiten las décadas de masacres orquestadas por el ejército en asociación con los grupos paramilitares, QUE AGRADEZCA LA CASA DE NARIÑO Y EL CONGRESO QUE NO LES HA CAIDO LA GUARDIA INDIGENA PARA SACARLOS ARRASTRAS COMO SE MERECEN!!!!!!. “Quién permitiría que le pongan una trinchera en la puerta de la casa, el Cerro Berlín es nuestra casa.”
 
Es la vida la que está en riesgo
 
El cerro Berlín  es un sitio sagrado para los y las indígenas nasas. Es un  cerro que hace parte de la Yat Wala (casa grande). Es un lugar que tiene un dueño espiritual. Por eso cada vez que lo atropellan, se manifiesta.  Después de cada combate las nubes se visten de gris y comienzan a llorar. Los mayores (rayos) se expresan con fuerza.  Sus gritos claman justicia porque ya no aguantan más tanto atropello a la vida. Asimismo, hoy miles de hombres  y mujeres manifiestan que están cansados de ser víctimas de los actores armados y del gobierno que cada vez abre paso a los proyectos extractivos, que desangran la Mama Kiwe (Madre Tierra).
Sí. Esa es la verdad que hay frente a este problema de la guerra, aquí hay resistencia pacífica, hay tierras fértiles para la agricultura y además  riqueza mineral. 
 
La comunidad de Toribío aprendió a la fuerza a vivir en medio del conflicto. Han soportado los atentados guerrilleros y los ataques del ejército.  Sus hijos deben transitar en medio de retenes de la policía y en las escuelas deben recibir clases “custodiados” por las trincheras de la guerra. Sus casas destruidas y familias llorando a sus muertos. Es un  pueblo semidestruido, es una comunidad que sufre la desgracia de una guerra por el poder. 
 
Por eso hoy este pueblo milenario le esta gritando al mundo entero que tiene sed de justicia y que ninguno de los dos bandos les protege su territorio.  Que es necesario que sepan que aquí en el Norte del Cauca, en Toribío se encuentra gente dispuesta a proteger la vida, ya que nunca lo ha hecho el gobierno con su fuerza pública.
 
Tejido de Comunicación ACIN
 
fuente: Mariátegui
 

SOLIDARIDAD URGENTE CON RESISTENCIA INDÍGENA EN EL CAUCA (Colombia)

Popayán, Julio 17 del 2012.

Todos y todas conocemos la agudizacion del conflicto armado en el
Departmanto del Cauca, tanto en el norte como el los Municipios de
Argelia donde la poblacion civil esta sufriendo los embates de la
guerra. Tambien somos conocedores de la desicion de los pueblos
indigenas de expulsar de sus territorios a los actores armados en
busqueda de la realizacion de la autonomia como pueblos ancestrales.
Por lo que:

1. Se han intensificado las acciones de la guardia indigena en el
norte del Cauca para la expulsion de los actores armados del
territorio. Los medios de comunicacion han magnificado las acciones
como si fueran solo en contra de las fuerzas militares y a favor de la
insurgencia  para generar opinion negativa de la sociedad en contra el
movimiento indigena.

2. El dia de ayer 17 de julio, los medios de comunicacion
intensificaron el desprestigio al movimiento indigena y en la emisora
de la policia nacional en la cuidad de Popayan, convocaron
indiscriminadamente a la poblacion del Cauca para manifestarse en
contra de los indigenas y a eso de las 4 de la tarde, varias personas
en sus vehiculos hicieron presencia frente a la sede del CRIC para
rechazar la desicion de los indígenas de expulsar a  las fuerza
publica de sus territorios. Fue una manifestacion a favor de las
fuerzas militares, a favor de Uribe, con claros signos de odio y
racismo.

3. Las organizaciones del Cauca se hicieron presentes en la sede del
Cric para manifestar la solidaridad al movimiento indigena, vemos con
gran preocupacion esta situacion de division en la sociedad Caucana,
la polarizacion que se acrecienta y el papel de los medios de
comunicacion en insistir en el despretigio, asi que hemos retomado los
espacios de analisis,  accion conjunta y nos aprestamos a definir un
plan de accion tanto para acompañar las acciones del norte del Cauca
asi como para trabajar a favor de la paz en el Departamento del Cauca.

4. Nos aprestamos a participar el dia 21 de julio en Toribio en la
movilizacion a favor de la autonomia de los pueblos. Nos preocupa
profundamente las acciones violentas, juridicas y de desprestigio
sobre los lideres indigenas. La invitacion es a pronunciarnos, a
manifestar nuestra solidaridad y a acompañar las acciones a favor de
la paz y por el territorio.

Un saludo minguero.

Marylen Serna
Vocera

 

Nadie debe hacerse ilusiones de que puede conquistar una sociedad más justa sin luchar por ello… CHE!

 

RESISTENCIA INDÍGENA, … NO LES ESTAMOS PIDIENDO…..

 
llegado via e-mail
No le estamos pidiendo a la opinión pública colombiana que se indigne con las lágrimas que cientos de madres indias han derramado por más de 20 años al ver cómo sus hijos son asesinados a manos de soldados, guerrilleros y paramilitares…tan solo le pedimos que no tomen partido por unas pocas que derramó un soldado al ver que no le tuvimos miedo, si bien su armamento;
No les pedimos que se sumen a nuestra causa que propende por el derecho a la vida, al territorio, al alimento, a la salud, a la educación, al goce…tan solo le pedimos que no se presten al juego perverso de los medios de comunicación;
No le estamos pidiendo que nos crean…tan solo le pedimos que tengan en cuenta nuestra voz a la hora de construir sus frágiles verdades;
No le estamos pidiendo que venzan el miedo y enarbolen bastones de mando exigiendo respeto…tan solo les pedimos que se hagan a un lado y nos permitan hacerlo por ustedes;
No le estamos pidiendo que levante su más enérgica voz para que se detenga la guerra en Colombia…tan solo les pedimos que no nos hagan la guerra desde sus cómodas posiciones;
No les estamos pidiendo su solidaridad…tan solo les exigimos respeto a la causa indígena que ha visto cómo nuestros territorios son manchado con la sangre de miles de comuneros que tuvieron el valor de levantarse contra la indiferencia y el olvido;
“La única lucha que se pierde es la que se abandona”
CABILDO INDÍGENA DE CERRO TIJERAS
(Reenviarlo a sus bases de datos)

COLOMBIA INDÍGENA, HISTORIAS DE RESISTENCIA

“Está claro: nos quieren acabar”, afirman indígenas del Cauca

Tejido de Comunicación – ACIN   
Nunca han estado tan claras las cosas en el Norte del Cauca-Colombia. Nunca. Salimos a marchar, nos movilizamos, con toda la fuerza y claridad para exigir que los actores armados salieran del territorio. En movilizaciones y asambleas y audiencias públicas, denunciamos los abusos que cometen contra comuneras y comuneros en todo el territorio ejército, policía, paramilitares y guerrilla. Además, otra vez, señalamos y reiteramos una verdad que orientó la Minga de Resistencia Social y Comunitaria y que resulta más evidente ahora que nunca cuando convierten nuestro territorio, por la vía del terror y de la guerra en una Zona de Consolidación, para los intereses extractivos de las transnacionales: esta guerra, venga de donde venga, tiene motivos y beneficiarios económicos. Nos despojan para sacarnos de acá, para robarse la Mama Kiwe y su riqueza, para someterla y matarla y para acabar con nuestro proceso y nuestra historia con este territorio.
La última vez que insistimos fue en Miranda. Exigimos al ejército sacar sus bases militares de acá. El Ministro de Defensa (de los intereses transnacionales) nos respondió acusándonos ante el mundo de ser guerrilleros, cómplices de terroristas y anunciando que no saca las bases. La guerrilla le respondió al Ministro y al mundo atacando Jambaló, Toribío, Miranda, Cerro Tijeras, mientras siguen las acciones en todo el Norte y en todo el Cauca. Ahora mismo, comuneras y comuneros se han desplazado de esas comunidades, en respuesta a la amenaza de las FARC: tienen que salir antes de las 12 o asumen las consecuencias. La respuesta de la guerrilla al Ministro de la guerra en los hechos es clara y sencilla: No saque las bases señor ministro, se justifica que las mantenga. Se necesita que su ejército siga en tierras indígenas matando, maltratando, violando y robando porque el pretexto lo damos nosotros, la guerrilla de las FARC. Un pretexto con bombas y balas. Un pretexto de muerte. Ustedes atacan a los indios y los acusan de ser guerrilleros, nosotros les respondemos a ustedes y atacamos también a las comunidades indígenas y si no les gusta, los acusamos de ser “sapos” y colaboradores igual que ustedes.
Acá todo está claro. Nuestro Cxab Wala Kiwe, según los planes económicos del despojo y la destrucción de la resistencia y de los pueblos ancestrales, se ha consolidado como un teatro de operaciones militares contra nosotros, por parte de los bandos en combate, para acusarnos, señalarnos, maltaratarnos, negar nuestra presencia y proceso, expulsarnos y despojarnos. Ahora mismo se Consolida, según los planes del Pentágono y del Plan Colombia, el traslado de lo que ha sido nuestro hogar de miles de años, en un espacio controlado por militares en tránsito hacia el poder corporativo. Estado y guerrilla acaban con nuestra resistencia y proceso milenario, para entregar a intereses económicos estas tierras. Nos están matando.
Pero nunca ha sido solo la guerra y el terror y ahora no lo son tampoco. Además de las mentiras y engaños de los medios y de la propaganda que ya nadie podría creer, están las políticas, los proyectos, la cooptación con diversas máscaras y las leyes. Se gobierna, desde los ámbitos locales de las alcaldías, pasando por programas y proyectos de infraestructura, salud, educación, desarrollo económico, para ser arrasados por las locomotoras del despojo. En nuestro propio territorio, mientras nos acaban a bala y terror, implementan dentro y a través de nuestras organizaciones y comunidades desde los diversos cargos y funciones, los proyectos de despojo encubiertos como bienestar y ayuda. Nos tienen ocupados compitiendo por recursos y ejecutando actividades y presupuestos para consolidar el despojo. Esta institucionalización es parte de la Consolidación y de la guerra de despojo que nos desaparece transformados en instrumentos de intereses ajenos. Mientras nos ocupamos de rechazar la guerra, esta otra, más efectiva y perversa, nos despoja invisible y sin resistencia. Las instituciones que se aprovechan o sirven a este propósito, vengan de donde vengan, ejercen el “Derecho” de robarse todo y acá tienen a algunos confundidos peleándose por recursos para el despojo, que le presentan luego a la gente como un beneficio a nombre de la resistencia indígena, o como un respaldo vital de emergencia para defender víctimas. Nos convierten en dependientes, incapaces y víctimas para impedir que sigamos resistiendo y consolidando nuestros Planes de Vida. Esta es la colonización de siempre, en el modelo de ahora.
Claro que no es solo en el Norte del Cauca donde se consolida el abuso. Las Zonas de Consolidación han sido definidas desde hace mucho tiempo en el Plan Colombia y nos llegó la hora. Es una agenda de largo alcance para sembrar muerte y mentiras e institucionalizar el despojo en todo el país y también es el principal producto de exportación de Colombia al mundo, porque ahora mismo están agrediendo violentamente a los indígenas, por ejemplo en el Wallmapu, enSantiago del Estero, Salta y Tucumán-Argentina en réplicas groseras y evidentes de lo que nos están haciendo acá. Mientras en México, aplicando el Plan Colombia con otro nombre, se impone el terror y se roban las elecciones presidenciales (otra vez), en Bolivia el pueblo se levanta contra la carretera del TIPNIS(otra vez). En Cajamarca-Perú, los policías a sueldo de la transnacional minera ya han asesinado 5 comuneros que hacían parte de “Conga no va!”, la decisión popular para impedir que el proyecto minero de “Yanacocha” los acabe como a nosotros esta guerra integral. En Paraguay, las transnacionales con el apoyo del Comando Sur dieron el golpe de Estado, para acceder a toda la riqueza de agua, alimentos, minerales y bienes comunes del Cono Sur. En estos países y comunidades se resiste. La gente sale a las calles. La conciencia crece y la solidaridad se convoca a transformarse en iniciativa de resistencia. Esto sucede al mismo tiempo que en Colombia, el gobierno pasa una resolución por medio de la cual entrega cerca de 20 millones de hectáreas a la minería transnacional con una firma.
Desde donde hemos entendido todo esto sabemos que los pueblos y procesos tenemos un derecho sagrado y esencial. El derecho a resistir, a defender nuestras formas de vida, nuestras culturas en los territorios, nuestra identidad. Antes, teníamos que poner toda nuestra capacidad y unidad, para evitar que convirtieran el territorio en teatro de operaciones militares e institucionales negando nuestra presencia y derechos. Transformándonos en víctimas. Ahora, frente a ese diálogo de asesinos que nos niegan y se meten a nuestras casas y nos sacan de nuestro suelo y nos matan, tenemos que negarnos a desaparecer. Tenemos que volver a ser “El Gran Pueblo” en nuestro Territorio. Quienquiera que, dentro o fuera de nuestro proceso, responda a prioridades diferentes a nuestro sagrado derecho a la resistencia. Quienquiera que tenga prioridades diferentes e intereses distintos a resistir este Proyecto de Muerte al servicio de la acumulación, se está sumando al diálogo de los violentos, aprovechando nuestra muerte y sufrimiento para conseguir sus beneficios.
Como se dijo hace poco, esta es la “Batalla final por el Cauca”. Una batalla entre ellos, los que ganan con la guerra o se acomodan al negocio, contra nosotras y nosotros, comunidades, comuneras y comuneros, pueblos del mundo que hacemos sentir nuestra presencia y nuestro Plan de Vida. Nos rescatamos del negocio, las balas y las mentiras y probamos que seguimos acá, donde siempre hemos estado, que somos de esta tierra y seguiremos siendo con ella y que se tienen que ir todos los armados, los aprovechados y los enemigos de la herencia que nos hace Nasa. Nuestra resistencia ni es negocio ni es ausencia. Somos nosotras y nosotros. Es la misma, a nuestro modo, por nuestra cultura, que defienden los pueblos en todo el continente y el mundo. Con la angustia y el dolor que inspiran estas palabras mientras nos atacan y nos roban, liberamos esta palabra para caminarla: nos convocamos con todas y todos a resistir, a sacar de estas tierras a quienes nos niegan. Mientras nos quede palabra, seguiremos luchando contra el colonizador y por nuestra plena autonomía.
ACIN, julio 8 de 2012.

Indígenas del Cauca desmantelan trincheras de las Farc y el Ejército

Telesur   
Dirigentes indígenas del Cauca afirmaron estar cansados de la presencia de grupos armados, legales o ilegales, y apuntaron que no van a aceptar que los “sigan exterminando como lo vienen haciendo”. Pidieron a organismos internacionales que apoyen la iniciativa.
Indígenas del norte del Cauca desmantelaron trincheras de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y de tropas del Ejército para poner fin a enfrentamientos que han afectado a varios poblados de la región.
El portavoz de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), Feliciano Valencia, precisó que “vamos a desmilitarizar el territorio por la vía, porque ni la policía ni las Farc son capaces de garantizar la paz. Por eso vamos a levantar las trincheras de la fuerza pública y vamos a demoler los campamentos de la guerrilla”.
Valencia destacó que el propósito es continuar esta campaña por otros municipios que han sufrido recientemente las ofensivas de la guerrilla y los actos de represión de las autoridades colombianas, como Miranda, Jambaló y El Mango, en la localidad de Argelia.
Al menos mil indígenas del norte del departamento del Cauca se movilizan hacia una zona montañosa para desmantelar trincheras de las Farc como medida para poner fin a acciones violentas que han afectado a poblados de la región.
“Expulsaremos a los grupos armados del territorio. Nos cansamos y no vamos a aceptar más que los actores armados nos sigan exterminando, como lo vienen haciendo. Mil personas salieron a buscar a la guerrilla, a decirles que se fueran, que no los necesitamos, que levanten sus campamentos o, si no, nosotros los levantamos”, apuntó.
El dirigente pidió a organismos internacionales que apoyen la iniciativa de los delegados indígenas para conseguir el cese al fuego.
Otro dirigente de la región identificado como Edilfredo Peña, resaltó que darán dos semanas a las Farc para que abandonen sus sitios ancestrales y agregó que es una manera de plantear un debate público a los actores armados. Asimismo, los indígenas exigen que la fuerza pública se retire de varios sectores del departamento del Cauca, porque aseguran que su presencia cerca de las casas los convierte en blanco de las balas.
Alrededor de 300 indígenas desmontaron las trincheras que rodeaban la estación de policía del pueblo de Toribio y botaron al río los sacos de arena que servían para protegerla en combates con insurgentes. Acotaron que con la medida exigen a los agentes que se retiren a otros lugares lejos de sus viviendas.
Al respecto, Feliciano Valencia aseguró que respetan la Constitución y el Gobierno pero no aceptan una militarización, ni su infraestructura en los territorios indígenas. “Estamos dispuestos a conversar sobre eso”.
Por su parte, el general Jorge Hernando Nieto, manifestó su rechazo al desmantelamiento de las trincheras que protegían a la estación de Toribio. Indicó que los policías actuaron en la región con prudencia para evitar hechos violentos.
Telesur, julio 10 de 2012.

Colombia: ACIN: A la opinión pública, guerrillas y gobierno nacional

alt

Nos declaramos en resistencia permenente hasta que los grupos y ejércitos armados se vayan de nuestra casa. Nosotros estamos en nuestra casa y no vamos a salir, los que se tienen que ir son los grupos y ejércitos armados legales e ilegales que vienen sembrando la muerte en nuestros territorios.
 
Mas de 400 tomas guerrilleras en Toribio, mas los muertos, heridos, desplazados, viviendas destruidas, campos minados, cosechas perdidas, estudiantes sin clases, dolor, impunidad, tristezas, huérfanos, viudas, amenazas, señalamientos, y toda clase de atropellos que van contra vida, las normas, la dignidad y la justicia; Son motivos suficientes para decir NO MÁS GUERRA, NO MÁS GRUPOS Y EJÉRCITOS ARMADOS SEA QUIEN SEA, NO MÁS ATROPELLOS, NO MÁS IRRESPETO, NO MÁS VIOLACIONES, NO MÁS INVASIONES A NUESTROS TERRITORIOS.
 
DÉJENOS TRANQUILOS, DÉJENOS EN PAZ SEÑORES DE LA GUERRA, es la exigencia, que las comunidades y autoridades indígenas del Pueblo Nasa, determinan en clave de Mandato a los grupos y ejércitos armados que combaten en medio de la población desde hace más de ocho días en el municipio de Toribio – Cauca.
 
No nos vamos a quedar de brazos cruzados mirando como nos matan y destruyen nuestros territorios, comunidades, planes de vida y nuestro proceso organizativo, por esto, enraizados en la palabra, la razón, el respeto y la dignidad, iniciamos caminar en grupos hasta donde están atrincherados los grupos y ejércitos armados, para decirles frente a frente, que en el marco de la autonomía que nos asiste, les exigimos que se VAYAN, QUE NO LOS QUEREMOS, QUE NOS CANSAMOS DE LA MUERTE, QUE ESTAN EQUIVOCADOS, QUE NOS DEJEN VIVIR EN PAZ.
 
Empezamos hoy en Toribio, pero la gente se esta alistando para moverse de manera pacifica en todo territorio que este intervenido y hagan presencia los grupos y ejércitos armados. La idea es que las jornadas se desarrollen de manera alterna en todas las comunidades. Evaluamos la resistencia en Toribio y accionamos nuevamente si es necesario hasta armonizar todo el territorio.
 
Como es una acción riesgosa dado el contexto que se presenta, exhortamos a la fuerza pública y a la guerrilla acantonada en la región para que detengan los operativos militares a fin de evitar riesgos a la gente que recorre  las veredas, bases y campamentos militares.
 
Dado que Toribio es uno de los resguardos que cuentan con Medidas Cautelares emitidas por la CIDH desde el pasado mes de septiembre, la ACIN y las autoridades indígenas, responsabilizan al gobierno nacional y a las comandancias de la guerrilla de las Farc sobre lo que le suceda a la gente dado que nunca se ha tenido una respuesta de protección adecuada y no se acato las medidas solicitadas por la CIDH. 

Colombia: Toribio – Minga por la vida: “¡No queremos oír ni un tiro, donde se oye un tiro para allá vamos!”

http://www.nasaacin.org/noticias/3-newsflash/4288-toribio–minga-po…

Martes, 10 de Julio de 2012 20:35

altEl 9 de julio, en el casco urbano de Toribío se cumplió un año del ataque realizado por las FARC y dirigido a la estación de policía, por medio de la explosión de una chiva bomba, la cual destruyó la casi totalidad del pueblo. Se conmemoró este doloroso acto bélico, se recordó a las víctimas, a los muertos, a los heridos. Hoy se repitió que, a pesar de sus promesas, el gobierno no brindó ninguna ayuda a las personas afectadas para que arreglaran sus viviendas, las cuales se encuentran todavía destruidas.
Ayer se conmemoró el dolor en medio del dolor. La situación no ha cambiado: Toribío se encuentra desde unos días en medio del fuego cruzado entre el ejército y la guerrilla. Los actores armados siguen hostigando a la población civil, escogiendo el pueblo como campo de combate. El domingo la guerrilla lanzó una bomba y cayó sobre la IPS, hiriendo gravemente a una enfermera, quien perdió el uso de sus piernas.

alt

Ayer la comunidad se levantó en resistencia. “Nuestros muertos están más vivos que nunca” declararon los comuneros y comuneras, y en su nombres no van a dejar que los actores armados les roben la Tierra, la Libertad y la Vida. Empezaron la jornada con un homenaje a las víctimas del ataque del año pasado y decidieron retomar juntos el control del territorio……LEER MAS EN: http://bloguerosrevolucion.ning.com/profiles/blogs/colombia-toribio-minga-por-la-vida-no-queremos-o-r-ni-un-tiro

Colombia: NOTICIAS INDÍGENAS SOBRE RESISTENCIA…IR A ENLACES

S.O.S: Siete heridos dejan ataque de las Farc-ep

El día domingo 8 de julio de 2012, a las 11: 15 a.m. un nuevo ataque de la Guerrilla de las FARC-EP al Municipio Caucano de Toribio dejó como resultado a cuatro personas heridas que laboran en el programa de salud de la IPS. Según las informaciones de las comunidades indígenas, los hechos se produjeron cuando un artefacto explosivo artesanal (tatuco) estalló cerca al puesto de salud de la localidad.
http://www.nasaacin.org/nuestra-palabra-kueta-susuza/4276-sos-siete…

Cauca: Miranda exige a los violentos salir de su territorio
Desde muy temprano del día lunes 9 de Julio llegaron a la comunidad de Monterredondo los habitantes de 14 veredas pertenecientes al municipio de Miranda en el norte del departamento del Cauca.http://www.nasaacin.org/noticias/3-newsflash/4289-cauca-miranda-exi…

Suárez – Cauca: Desplazamiento forzado por el Plan de Consolidación Territorial
El plan de consolidación afecta y desplaza a centenares de  pobladores civiles en los sitios de asamblea permanente en el Norte del Cauca. El martes 3 de Julio, el corregimiento de Agua  Clara del municipio de Suárez también vivió el conflicto armado que como en otros rincones del norte del Cauca se está enfrentando,  como el municipio de Miranda, Corinto, Toribio y Jambaló.http://www.nasaacin.org/noticias/3-newsflash/4287-suarez-cauca-desp…

Apoyo a la resistencia civil indígena en el Cauca
Repudio a las violaciones del Derecho Internacional Humanitario. Queridos amigos y amigas de la ACIN y concretamente habitantes de los municipios de Miranda, Jambaló y Toribio (Cauca), la Red Italiana de Solidaridad Colombia Vive!, saluda el evento de resistencia y dignidad que en el día de hoy, indígenas Nasa realizan en el municipio de Toribio, repudiando las graves violaciones al Derecho Internacional Humanitario perpetradas por los actores armados durante los combates de los últimos días.http://www.nasaacin.org/nuestra-palabra-kueta-susuza/4282-apoyo-a-l…

Las radios comunitarias indígenas del Cauca piden ayuda luego de ser blanco de varios ataques
Al reanudarse fuertes enfrentamientos entre Ejército y guerrilla en el departamento del Cauca, las comunidades indígenas y sus medios de comunicación se encuentran más que nunca expuestas al peligro y la censura. http://www.nasaacin.org/nuestra-palabra-kueta-susuza/4295-las-radio…

Colombia, año 2011, triste liderato del ranking de sindicalistas asesinados

 En octubre se celebrarán las elecciones presidenciales venezolanas, y los noticieros burgueses nos recordarán machaconamente que se hace necesario enviar observadores internacionales y acompañantes acreditados para la supervisión de los comicios, que “corren peligro de ser amañados y ensuciados por el oficialismo/chavismo”. Una nación rebelde, antiimperialista y posneoliberal paga por su “osadía” el precio de no continuar subida al carro de los malhechores con credenciales “modernas y democráticas”.
Esto explica que con Colombia se tienda a hacer la vista gorda cada dos por tres, a pesar de las flagrantes violaciones de los derechos humanos que en se país se cometen, casi como si de una cancerosa tradición nacional se tratase. Los pueblos no son malvados. Determinados gobiernos o políticas concretas de los mismos sí lo son.
El régimen colombiano no es el único en la región que parece en ella una muela cariada. Lo que pasa es que destaca en su especie como un carnicero “natural”, que porta en una mano los principios del Estado de Derecho, y la jeringa con solución letal en la otra. Contra las reivindicaciones populares todo vale, según el sistema oligarconarcoterrorista. Y por vías expeditivas, es más fácil y rápido. 
¿Hasta cuándo señoreará en este contexto la impunidad prácticamente plena o la insuficiente represión y prevención de las truculencias?
 La coordinadora del texto sobre violaciones de los derechos sindicales de la CSI, Sara Hammerton, señaló que con 56 sindicalistas asesinados el año pasado Latinoamerica es “región más peligrosa para los líderes de los trabajadores”.
Hammerton agregó que 29 muertes ocurrieron en Colombia y otras 10 en Guatemala, con respecto a 76 asesinatos de sindicalistas registradas en todo el mundo el año pasado.
Acotó que en 2011 se reconoció por primera vez la responsabilidad del Estado colombiano, a través de un fallo judicial, en la muerte de un sindicalista, hecho ocurrido en 2004.
En tal sentido, Sara Hammerton subrayó que los homicidios son extremadamente grave y recordó que 184 fueron los líderes sindicales asesinados en el país suramericano en 2001.
Resaltó que el segundo caso latinoamericano que más preocupa a la Confederación Sindical Internacional es el de Guatemala, que “sigue a Colombia de cerca y se convierte también en un país muy peligroso para los sindicalistas”.
“Cuando hay un sindicalista que es asesinado no hay ninguna investigación para encontrar al responsable y determinar cómo ocurrió. Este es un gran problema en Guatemala”, manifestó la coordinadora del informe.
Por su parte, la secretaria general de la CSI, Sharan Burrow, indicó que el grupo más vulnerable de trabajadores lo constituyen cerca de 100 millones de trabajadores y trabajadoras que apenas conocen sus derechos y no disponen de ningún medio para defenderlos.
De acuerdo con un reciente estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Colombia es uno de las naciones con peores índices tanto de libertad sindical, como de derechos laborales.
Realizadores de la investigación contabilizaron más de 2.800 homicidios de sindicalistas y trabajadores sindicalizados entre 1984 y 2011.
Nos informaron AFP y TeleSur.

A la oligarquía colombiana no le interesa la paz

El conflicto armado en Colombia no existe porque a un grupo de campesinos forajidos se les haya ocurrido, de buenas a primeras, organizarse y armarse para atacar al Estado. Eso es lo que quiere hacernos creer la élite económica y política, reproduciéndolo cada vez de forma más impúdica en sus cajas de resonancia: los medios masivos de comunicación. A lo que le apuestan definitivamente es al embotamiento de la memoria. Por eso una obligación, de los medios de comunicación popular y de todos los escenarios políticos construidos por los sectores populares, es la preservación de esta memoria. De ello depende la paz del futuro.
El conflicto armado en Colombia se fraguó por el ataque persistente de esta élite económica y política contra los sectores populares, y desde el principio supo combinar todas las formas de lucha (militar, paramilitar, legislativa, propagandística, doctrinaria), la misma que todo el tiempo le critica a la izquierda. Así han arrinconado permanentemente a los pobres obligándolos en diversas ocasiones a organizarse para defenderse. No se puede perder de vista que todas las guerrillas en Colombia nacieron como grupos de autodefensas: recuérdense el origen del Quintin Lame, de las guerrillas liberales y de las Farc, por mencionar apenas algunas.
Y la confrontación armada entre Estado y guerrillas en Colombia no ha perdurado durante más de cincuenta años porque las guerrillas simplemente sean tozudas, porque se hayan corrompido con los dineros del narcotráfico y hayan devenido en organizaciones terroristas. Esto es pura propaganda repetida hasta el cansancio en los medios de comunicación masiva. En dicha propaganda ponen siempre a jugar de forma amañada las estadísticas, horrorizándose de los actos de la guerrilla, pero condescendiendo con los del Estado y sus instituciones. Es cierto que el secuestro es horrendo, pero no menos horrenda es la desaparición forzada y los crímenes de Estado que ha practicado recurrentemente el establecimiento contra sus opositores. Muchas marchas ha promovido esta élite contra el secuestro, contra la desaparición forzada y los falsos positivos, ninguna. La insensibilidad encostrada en el alma de esta mal llamada “sociedad civil”, cultivada por los medios masivos de comunicación, ha llegado hasta el extremo no sólo de elegir presidente a uno con claros vínculos con el paramilitarismo, sino al propio Santos, que como ministro de defensa legalizó prácticamente la pena de muerte (recuérdese el aberrante caso del asesinato de alias Iván Ríos y el muñón que su asesino entregó como trofeo al propio ministro para cobrar su recompensa) y promovió las ejecuciones extrajudiciales para inflar las cifras de guerrilleros “dados de baja”. Y sobra mencionar el número de masacres perpetradas por las fuerzas militares o los paramilitares con participación o connivencia de los primeros.
Voluntad de paz es lo que no ha tenido nunca esta élite colombiana, que además fue quien creó el estado de cosas intolerables que llevaron a ciertos grupos de los sectores populares a armarse. Y hasta ahora no han hecho más que profundizar tal estado de cosas. Ello puede evidenciarse con la respuesta del establecimiento a cada intento de desmovilización y de inserción a la vida civil de algunos grupos guerrilleros: se mide, por ejemplo, en el número de guerrilleros asesinados después de cada desarme. Entre los casos emblemáticos se destacan, en la desmovilización de las guerrillas liberales al final de los años 50, el  asesinato de Guadalupe Salcedo, líder legendario de las guerrillas del Llano; entre los desmovilizados del M19 a principios de los 90, el asesinato de Carlos Pizarro. Y una herida abierta en la historia de Colombia que nunca terminará de cicatrizarse: el exterminio de la Unión Patriótica, partido político a través del cual las Farc se proponían integrarse a la política institucional, a partir de los acuerdos establecidos entre el gobierno de Belisario Betancourt y este grupo insurgente. Más de cinco mil integrantes de esta organización política fueron asesinados, entre ellos dos candidatos a la presidencia en la campaña de 1990: Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Osa.
Cabe destacar que fue justamente la respuesta del establecimiento ante las desmovilizaciones de un sector de la guerrilla liberal la que dio origen a las Farc: el desalojo violento, ordenado por el gobierno de Guillermo León Valencia, a estos grupos que se habían asentado en Marquetalia, el Pato, Riochiquito y Guayabero y se habían organizado en torno a una propuesta de economía campesina autogestionada.
Pero lo que más presente debemos tener hoy es que el conflicto armado es apenas una de las manifestaciones de un conflicto político más complejo, sólo la punta del iceberg. La guerra no es entre el Estado y la guerrilla; se trata más bien de una guerra no declarada pero cada vez más aguda de la élite económica y política, parapetada en todas las instituciones del Estado, contra los sectores populares. Y esta guerra se materializa en las estrategias de represión, persecución y asesinato, y, sobre todo, en una legislación que hunde cada vez más a los pobres en la miseria, mientras concentra la riqueza en manos de esta élite y del capital extranjero.
En este sentido, la paz no puede entenderse como el resultado de unas negociaciones entre el gobierno y las guerrillas, en donde estas últimas abandonan las armas. Al contrario, sólo la transformación real de las condiciones de injusticia económica, social y política que promovieron el surgimiento de las guerrillas puede conducir a un clima de paz efectivo que haga definitivamente innecesaria y anacrónica la confrontación armada. Pero en este respecto es en donde menos voluntad política ha tenido la élite enquistada en el Estado. Por ejemplo, las aproximaciones entre el gobierno de Uribe y la guerrilla del ELN, que debían conducir a un diálogo (que en términos de esta guerrilla debía ser con toda la sociedad civil y conducir a una convención nacional) se truncaron porque el gobierno se negó a negociar los puntos que el ELN ponía como prerrequisito y tenían que ver con la atención a la crisis humanitaria en diferentes regiones y dimensiones sociales, ocasionada por las políticas neoliberales. Pero eso no lo dijeron los medios masivos, más bien se empeñaron en convencernos de que el proceso se había frustrado por falta de voluntad de la guerrilla.
Los medios de comunicación masiva, por ejemplo, se le echaron encima al gobierno de Pastrana porque negociaba con una guerrilla, las Farc, que supuestamente no daba señas de ninguna voluntad para el diálogo. Pero jamás exigieron estos mismos medios una voluntad real del gobierno para alcanzar una verdadera paz. Ninguno cuestionó el hecho, por ejemplo, de que mientras Pastrana simulaba dialogar con la guerrilla, implementaba el Plan Colombia para fortalecer las fuerzas militares en su cruzada contra los campesinos que aún defendían sus tierras. Tampoco criticaron que en este mismo tiempo hiciera un recorte ostensible a las transferencias que la nación debía girarle a los entes territoriales para invertir en salud y educación; ni que se inventara la reforma a la educación superior, que la privatizaba definitivamente. Nada de esto era para los grandes medios una estrategia de guerra. Lo único que les importaba era sabotear la posibilidad de diálogo.
Eso mismo hacen hoy, cuando la guerrilla de las Farc empieza a dar algunos pasos definitivos que la acerquen a un diálogo con el gobierno. Después de la más reciente entrega de policías y militares que las Farc mantenía retenidos desde hacía varios años, los medios levantaron su voz en coro, no para dar cuenta de las posibilidades de diálogo que estas acciones de la guerrilla abrían, sino para insistir de forma insidiosa en que no era suficiente. Según los medios  masivos la única posibilidad de paz es que las Farc liberen de una vez a todos los secuestrados, suelten las armas y se entreguen a la justicia colombiana. El Estado (es decir, la élite), según estos medios, no tiene por qué hacer ninguna concesión. La insistencia ha ido tan lejos que Julio Sánchez Cristo y Alberto Casas Santamaría, representantes de la godarria jurásica, en una entrevista realizada al respecto en la W a Socorro Gómez, presidenta del Consejo Mundial de la Paz, insistían en que el gobierno no tenía que responder al gesto de las Farc con la liberación de algunos presos políticos, porque en Colombia no existe el delito político. Ver http://www.wradio.com.co/buscar/entrevista%20con%20socorro.aspx.
No cabe en estos grandes medios, por ejemplo, la idea de que la locomotora minero-energética es una estrategia de guerra que aniquila y desplaza campesinos, negros e indígenas, al tiempo que arrasa con los recursos de nuestro territorio. No se les ha ocurrido que la reforma a la educación superior que propone el gobierno, siguiendo el camino de Pastrana, es también una estrategia de guerra que cierra la universidad a los hijos de los pobres. Ni conciben como una estrategia de guerra la propuesta de reforma a la justicia, en donde, entre otros adefesios, se propone que de nuevo los crímenes innumerables cometidos por los militares en esta guerra sin cuartel contra los sectores populares sean juzgados por la justicia militar. Descononocen justamente que dicha jurisdicción se pasó a la justicia ordinaria por la desvergonzada impunidad y olvido a los que el espíritu de cuerpo de la justicia militar relegaba estos crímenes.
Así las cosas, debe ser claro para nosotros que las posibilidades de una paz real en Colombia está hoy tan o más lejos que en la década de los sesenta, cuando emergieron las principales guerrillas de la segunda mitad del siglo pasado. Debe ser claro también que la paz no se negocia entre el Estado y la guerrilla, es resultado de un proceso de transformación social que elimine los privilegios que concede la explotación capitalista y todas las formas de dominación que en torno a ella se estructuran hoy. Ante la falta de voluntad de los poderosos de este país – títeres además del imperialismo-, la paz no puede ser otra cosa que el resultado de la construcción desde los sectores populares organizados de una fuerza tan grande que sea capaz de articular los diversos proyectos y planes de vida gestados por las propias comunidades y materializados a pesar o por encima de la voluntad de quienes hoy se consideran invencibles. Ello sólo será posible si las grandes plataformas de articulación de los movimientos populares que avanzan hoy de manera separada encuentran el camino de coordinación y construcción colectiva, sin vanidad ni dogmatismo. Esa es la tarea que hoy nos asiste.

COLOMBIA, DESPOJOS DE TIERRAS : siguen matando a mujeres líderes.-Asesinada líder de los desplazados en Mocoa

 

Estando en su casa de habitación ubicada en la vereda, las planadas del municipio de Mocoa, fue vilmente asesinada la señora, ALEXA GOMEZ POLANIA, de aproximadamente 35 años madre cabeza de hogar y miembro de la Asociación de desplazados “el Progreso” de la mencionada vereda.
Hasta ese sitio llegaron el pasado domingo, a las 5:45 de la tarde dos sujetos quienes se movilizaban en una motocicleta y en presencia de su hijo de aproximadamente un año le causaron la muerte de cinco impactos de arma de fuego.

La victima, deja dos hijos huérfanos, y en los últimos años se distinguió por su liderazgo en favor de la población en situación de desplazamiento, por lo que había recibido varias amenazas, sin que se hubiera tomado medidas por parte de las autoridades para garantizar su seguridad.

Sus exequias se cumplirán este miércoles en la capital del departamento y posteriormente la población desplazada realizara una marcha pacifica para protestar por esos actos violentos y exigir de las autoridades primero, mas atención a los desplazados y segundo, que se realice una exhaustiva investigación para que este caso no sea otro mas que quede en la impunidad.

Con este ya son cuatro los casos de homicidio en menos de un mes en la capital del Putumayo, por lo que hay preocupación de la comunidad dado que se avecina la temporada de navidad, fin de año y carnavales.

zoominformativo.com

EL ESCALONAMIENTO DE LA GUERRA YA COBRA VARIAS VICTIMAS EN EL CABILDO INDÍGENA DE CERRO TIJERAS (Colombia)



 Mensaje reenviado
De: Diego Escobar <viejoloco65@yahoo.es>
Fecha: 14 de octubre de 2011 10:00
Asunto: Sigue la guerra en Cerro Tijeras

HOLA A TODOS Y TODAS, LA GUERRA EN EL TERRITORIO ANCESTRAL DEL CABILDO DE CERRO TIJERAS SIGUE SU ESCALADA MORTAL, YA LOS EJERCITOS COMBATIENTES REGISTRAN SUS BAJAS, AL IGUAL QUE LAS VIDAS DE CIVILES A CONSECUENCIA DE LA CRUELDAD DE LOS COMBATES QUE DEJAN EN MEDIO DEL FUEGO CRUZADO A LA POBLACIÒN INDEFENSA.

EN EL DÌA DE AYER TUVIMOS LA OPORTUNIDAD SE SENTARNOS CON LA DEFENSORIA DEL PUEBLO, LA PROCURADURIA PROVINCIAL DEL NORTE DEL CAUCA, LA VICEP`RESIDENCIA DE LA REPUBLICA, ESPACIO EN DONDE SE EXPRESARON LAS VOCES DE LA COMUNIDAD Y DE LA GUARDIA FRENTE A LOS HORRORES DE LA GUERRA.
HOY LLEGARA A SUAREZ CAUCA UNA COMISIÒN DEL SENADO DE LA REPÙBLICA EN EL ANIMO DE BUSCAR UNA SALIDAD POLITICA A ESTE CONFLICTO, LA SITUACIÒN HUMANITARIA DE LAS COMUNIDADES ES MUY COMPLICADA, SE SALEN DE SUS CASAS CON LA ROPA QUE LLEVAN PUESTA Y SE INGRESAN A LOS SITIOS DE ALBERGUE O ASAMBLEA PERMANENTE, YA LA CIFRA DE DESPLAZADOS TOCA LAS MIL PERSONAS, QUE UNANIMENTE HAN TOMADO LA DETERMINACIÒN POLÌTICA DE NO ABANDONAR EL TERRITORIO Y QUEDARSE RESISTIENDO ANTE LA INTENCIFICACIÒN DE LOS COMBATES.
MIENTRAS LOS RICOS Y EL GOBIERNO URIBISTA REPARTIO – ROBO – MILLONES DE PESOS BAJO EL PROGRAMA DE AHORRRO INGRESO SEGURO – AIS, A LAS COMUNIDADES DE CERRO TIJERAS LAS SIEMBRAN CON BALAS, BOMBAS, MORTEROS, TATUCOS Y AHORA LAS ABONAN CON MUERTOS A LO LARGO Y ANCHO DEL TERRITORIO.
 
ABRAZO REVOLUCIONARIO,
 

DIEGO ESCOBAR CUELLAR

DPTO. LUCHA CONTRA ETN’s
Y SOLIDARIDAD
CUT – VALLE DEL CAUCA
 
Durante los últimos días el conflicto armado que se registra en la zona rural del municipio de Suárez – Cauca, y con mayor intensidad en la región montañosa de la Parcialidad del Cabildo Indígena de Cerro Tijeras, a consecuencia del cruce de disparos, bombardeos y lanzamientos de tatucos en varias de las veredas del cabildo. Esta guerra ya registra varias víctimas fatales como se ha podido constatar con personal de la Guardia Indígena que llegó hasta La Alejandría en donde dos soldados del ejército nacional perdieron la vida en cruentos combates con la guerrilla de las FARC EP, la zona fue acordonada por efectivos del ejército y se impidió llegar hasta los cuerpos de los uniformados, agregando que igualmente se registran 7 muertos por parte del grupo insurgente en esa zona.
En otra vereda – Aguabonita – se presentó el deceso de un comunero perteneciente al Cabildo Indígena de Pueblo Nuevo – Ceral, que transitaba a pie por un sendero peatonal de la zona y fue impactado con armas de fuego en varias partes del cuerpo a consecuencia del ametrallamiento indiscriminado ejecutado por el componente aéreo que apoya las acciones terrestres del ejército colombiano en esta guerra, parte de la comunidad logró identificar al occiso como Edinsón Serna Maca, quien contaba con 37 años de edad.
En la mañana de hoy, se le reportó al personal de la valerosa Guardia Indígena que está prestando una importante ayuda y gestión humanitaria en la zona del conflicto, el hallazgo de otros cuerpos sin vida cerca de los ojos de agua en el sector alto de La Alejandría. De este hecho, se desconoce mayor información por cuanto en la zona persisten los enfrentamientos y tratar de ingresar al sitio es arriesgar la vida, pues el fuego cruzado de los combatientes es de alta intensidad y de manera constante.
Este suceso nos preocupa fuertemente por cuanto son cuerpos humanos que se están descomponiendo y afectaran los causes de agua, que a su vez serán consumidos por habitantes en los diferentes caseríos y hogares a su paso, y que tal ingesta puede generar un enorme problema de fitosanitario para la región en general. Por lo cual, enviamos una ALERTA TEMPRANA ante las inminentes consecuencias epidemiológicas que se lleguen a presentar, a su vez responsabilizando de ella, al Estado Colombiano por su desidia, inoperancia y negligencia para actuar prontamente en este tipo de hechos.
Cabe resaltar que uno y otro actor al replegarse o avanzar tácticamente en su planteamiento de guerra, expone diariamente a más comunidad que se resiste a salir de su territorio, pues, es lo único con lo que cuentan para garantizar el futuro de su descendencia. Al respecto las voces de los habitantes son reiterativas: “no queremos salir de la finca, pues ahí se quedan solos nuestros animales y se nos mueren, los cultivos no los podemos abandonar porque ya están en época de cosecha y tenemos obligaciones económicas que cumplir con otras personas”. Finalmente el llamado angustioso y general de comuneros y cabildantes es: “les pedimos a los ejércitos que se retiren de la zona y que nos dejen pervivir en paz”.
Por su parte el Gobernador del Cabildo – Enrique Güetio – afirma que es total responsabilidad del Estado Colombiano y del actual gobierno, las consecuencias directas e indirectas de estos enfrentamientos, pues con esa guerra absurda, que valga la aclaración, no es nuestra, nos están matando a civiles que nada tienen que ver con la misma, se dañan cultivos de pan coger por el transito de tropas, bombardeos y matan los animales domésticos que están en los campos y potreros.
Las autoridades indígenas, las juntas de acción comunal, y la guardia indígena están jugando un papel trascendental en esta situación, nos ha tocado que exponer nuestras vidas para salvaguardar a personas humildes y poder sacarlas del fuego cruzado entre estos ejércitos, cargar con enseres, animales, y pocas prendas para trasladarlos a los sitios de albergue o de asamblea permanente convocados por las autoridades.
Actualmente tenemos serios inconvenientes en las veredas de La Alejandría, La Chorrera, Aguabonita y La Estrella en donde a diario se escuchan los fastidiosos ruidos de la guerra. Disparos y explosiones son el pan de cada día, en cada una de las veredas hemos dispuesto que las escuelas se conviertan en albergues temporales, ante la determinación de la comunidad de no abandonar sus tierras, sus animales y enseres, pues ellos constituyen su razón de vivir, y la herencia que le dejarán a sus hijos y nietos.
En las veredas en donde han cesado los combates como El Amparo, Playa Rica, Betulia se requiere de la asistencia de personal profesional puesto que el stress, los nervios, afectan las actividades diarias y ha sido muy difícil rehacer su cotidianidad, pues temen que tarde o temprano la guerra regrese a sus hogares y vuelva a conmocionar la región. Del mismo modo, el peligro sigue latente ante la presencia de artefactos de guerra, que fueron lanzados y no han explotado, estos se encuentran en caminos, campos y ocasionarán enorme daño a la comunidad en el futuro próximo.

En horas de la tarde se registran movimientos de tropa – ejército – que sube por la carretera y caminos alternos desde El Amparo hacía la parte alta del cabildo, lo que significa que la confrontación en vez de menguarse, se va a recrudecer, pues a diario el pie de fuerza aumenta por parte de ambos actores. A éstos –Ejército y Farc- se les ha exigido el respeto por la población civil, por los sitios de concentración o de asamblea permanente, y la no utilización de viviendas, escuelas, iglesias como escudos protectores dentro de la guerra.
Solicitamos ayuda humanitaria de los organismos de socorro para que hagan entrega de víveres, colchonetas, equipos de primeros auxilios, dicten talleres sobre comportamiento en zona de conflictos y le brinden la asistencia medico asistencial a las diferentes comunidades de las veredas de La Alejandría, La Chorrera, Aguabonita y La Estrella, para el ingreso el Cabildo de Cerro Tijeras pone a disposición al personal de la guardia indígena para acompañar y guiar la caravana humanitaria.
 A las organizaciones solidarias, que nos presten su colaboración para sostener los sitios de Asamblea Permanente con alimentos, víveres, implementos de aseo general y personal, requerimos combustible para las motos de los guardias en aras de contribuir a la defensa y pervivencia de los pueblos en sus respectivos territorios y al llamado a los actores del conflicto armado para que se retiren de nuestro sagrado territorio.
Fraternalmente,
AUTORIDADES INDÍGENAS TRADICIONALES
CABILDO DE CERRO TIJERAS