#Colombia: Lo que le podría ocurrir al Presidente Ivan Duque ..si fuese acusado ante la Corte Penal Internacional

#Colombia Lo que le podría ocurrir a Duque ..si fuese acusado ante la Corte Penal Internacional…por sus acciones de agresión y promoción de agresión contra la República Bolivariana de #Venezuela   

Anuncios

Entrevista exclusiva: Hay una manipulación del término ‘humanitario’, CICR sobre ayudas a la frontera

Entrevista exclusiva: Hay una manipulación del término ‘humanitario’, CICR sobre ayudas a la frontera
 
En medio de las tensiones que se cuecen en la frontera de ambos países por el imposible ingreso de ayudas, SEMANA habló con Christoph Harnisch, jefe de la delegación de esa organización en Colombia. Da sus argumentos del porqué no participaron de esta logística.
 
Si algo se ha ganado el CICR (Comité Internacional de la Cruz Roja) a nivel mundial y a través de las décadas, es su estatus de organización neutral. Ni para un lado ni para el otro. Su misión es la de ayudar a los seres humanos que están en medio de guerras, tensiones y sitaciones que ponen en riesgo sus derechos.
 
Para el CICR las donaciones que están varadas ahora en la frontera entre Colombia y Venezuela, no deberían ser llamadas ‘ayudas humanitarias’, dado que no están supeditadas por los principios de la imparcialidad y neutralidad.
 
No se trata de un tema mejor o de pura retórica. Para nadie es un secreto que los containers que están resguardados en bodegas en Cúcuta, fueron enviados por gobiernos que claramente tomaron partido por uno de los bandos que se disputan el poder real en Venezuela. Estados Unidos quiere ver caer a Maduro y ese es más un tema político que humanitario.
 
SEMANA: ¿El gobierno colombiano lo contactó para hacer parte de la recolección de ayudas?
 
Christoph Harnisch: No, no hubo ningún contacto del gobierno colombiano con el CICR. Tuvimos contacto con la Cruz Roja Colombiana y ellos tuvieron algunos contactos para la facilitación del movimiento del transporte, pero nosotros les dijimos que eso no era de su responsabilidad, entonces no hubo seguimiento a eso.
 
SEMANA: ¿Por qué no es su responsabilidad? ¿Cuál es el factor que hace que el CICR no pueda actuar en un caso como este?
 
C.H.: Primero, porque es una actividad que se inició sin participación de un organismo como el CICR. Es muy importante entender cuál es el objetivo de la acción y el gesto humanitario que se hace, porque el objetivo debe ser totalmente y exclusivamente humanitario. No hay otra consideración que debería regir nuestra la ayuda humanitaria. Tenemos estos principios y para que sea una ayuda humanitaria debe ser enfocada en las necesidades de los más vulnerables. Para tener el efecto máximo, debe ser neutral, independiente. El que distribuye tiene que tener independencia para decidir a quién va a distribuir.
 
muy juicioso de cuáles son las necesidades. Y en todas estas etapas nosotros no estábamos, es por eso que no teníamos ninguna base para ofrecer nuestros servicios o participar en esto.
 
Después de los años noventa hubo en algunos conflictos intereses de algunos gobiernos de considerar la acción humanitaria como una estrategia de política extranjera. Ahí hay una mezcla que no es buena para nosotros porque nos afecta.
 
SEMANA: El presidente Iván Duque y varios actores del gobierno han llamado a estas donaciones extranjeras, ayudas humanitarias. Bajo los preceptos que usted expone, ¿se puede decir que esas no son realmente ayudas humanitarias?
 
C.H.: Hoy estamos en una situación en la que desafortunadamente la primera víctima de lo que está pasando es la palabra ‘humanitaria‘, porque hay un debate, hay una controversia pública, hay una manipulación de todas partes de este término. Para nosotros ‘humanitario‘ es algo que no debe ser controversial, debe ser del interés de las personas. Y en este sentido, estamos en una situación que no es totalmente nueva, pero que lamentamos mucho, porque esto no es necesario.
 
No hay que crear condiciones que compliquen la búsqueda de una solución en el interés de todos y con esto estamos en una complejidad importante. Yo diría que más allá de cómo llamamos esto -si humanitario o no- la pregunta realmente importante es, ¿la ayuda que se define es adecuada a las necesidades que tienen?
 
SEMANA: ¿Cuáles son los intereses que ustedes visualizan que se están moviendo alrededor de estas ayudas y que por ende los llevaron a tomar la determinación de no meterse en esto?
 
C.H.: Lo que se requiere en un país como Venezuela no es solamente la ayuda humanitaria, se requiere mucho más. El problema es mucho más complejo que eso. Y después, hubo preguntas que nosotros nos hicimos con base a la información disponible: ¿cuál es el objetivo de posicionar algo en una frontera y decir a los demás, ustedes ahora tienen que distribuir? ¿Del otro lado están muy bien organizados para hacer todo esto?. Este un criterio muy importante para nosotros. ¿Quién hace esto? ¿realmente esto va a los más necesitados? Todo esto nos llevó a decir, bueno, esto fue concebido y planificado sin nosotros y ahí no tenemos cabida.
 
SEMANA: Alrededor de esta coyuntura hay una migración de venezolanos a varios países de América Latina que no se había visto tal vez nunca. ¿De qué dimensiones es esta migración de acuerdo a lo que ustedes han visto?
 
C.H.: Una pregunta importante es, ¿cómo contar esta migración? ¿cómo producir estos números? Cómo tener una idea de un fenómeno que es, por naturaleza misma, fluido. No puedes decir que en la migración, de un día para otro, las cifras son las mismas. Y ahí, claramente, un país como Colombia, el directamente afectado, no tenía la preparación de la sociedad y de las autoridades en términos de cómo se maneja la política migratoria.
 
Yo creo que en este sentido el llamado que se hizo desde febrero de 2018 y las decisiones que se tomaron fueron buenas. No se puede saber si esto pudo haber sido un poco más rápido, pero hubo la lógica de decir: ‘es un fenómeno que aceptamos y el gobierno de Colombia y su pueblo, quieren ser generosos’. Eso no pasó en Europa.
 
Este es un fenómeno que se quedará como realidad en Colombia, no se puede decir que se quedará por muchísimos años, depende mucho de los factores que incitaron a estas personas a salir. En diciembre fui a uno de estos albergues en la región de Cúcuta y lo que me llamó más la atención es que son jóvenes (los venezolanos) que tienen un nivel de desesperanza muy profundo hacia la vida. Perdieron casi la voluntad de vivir y esto se compara con casi todos los movimientos migratorios que Europa ha conocido después de la Segunda guerra mundial. Hay que ver que las personas que deciden salir de un país, no lo hacen porque les guste hacerlo, lo hacen por diferentes razones; no solamente políticas o de dinero, es tan bien para decir: ‘yo quiero vivir con una satisfacción mínima’.
 
Y ahí claramente, Colombia es el primer país que ofrece algunas de esas oportunidades sin que la gente crea que esto es el paraíso.
 
SEMANA: ¿Se podría decir que este fenómeno migratorio de venezolanos es uno de los más graves del mundo?
 
C.H.: Sí, es el más grave porque en términos de números en este momento y de lo que hemos visto, es claramente el más grave. Hay una migración de sirios que fue mucho más importante en cuanto a cantidad de personas pero en ese caso había muchos más países receptores. Aquí la concentración es de algunos países, dos o tres, que tienen esta carga muy fuerte de la integración, de darles un estatuto jurídico a los migrantes y eso es muy pesado. No hay que olvidar que no son países con un desarrollo industrial del más alto nivel. Europa, en algunos casos sí, pero esto no se puede decir de Colombia o de Ecuador y Perú.
 
A mi forma de ver, esto es como una tragedia histórica. Esto empezó a inicios de 2017, exactamente en el momento en el que este país quería implementar el posconflicto. Es realmente un horror. Es un choque grandísimo entre dos países que están pasando por dos momentos muy distintos. Colombia necesitaba algún tiempo para concentrarse en esto y ahora viene encima este problema enorme. Además, con personas -y esto es importante- que hablan el mismo idioma. No es un pueblo completamente distinto, lo que es un factor positivo. Pero de otro lado está el número enorme de personas que salieron de Venezuela y la inexperiencia de un pueblo colombiano que nunca ha tenido que pasar por esto en su historia. Este no es un país con una historia donde se integran comunidades, este fue un país bastante introvertido en algunas etapas de su historia.
 
Y justo al momento de arreglar algunas cosas en su jardín, queriendo más inversión, viene este problema que complica la tarea de los políticos a nivel nacional y a nivel de las alcaldías. Es un problema de todos, no solamente del presidente y su gabinete, se ve también en algunas alcaldías donde ellos tienen que responder muchas veces sin recursos.
 
SEMANA: Ante una posible o eventual intervención militar de parte de Estados Unidos a Venezuela, ¿cambiaría tanto el rol del CICR en territorio venezolano, como en el colombiano?
 
C.H.: Esto es pura especulación. Habrá que ver -y esto lo haría el CICR en toda eventualidad- el análisis jurídico de esta situación. Para eso necesitaríamos un cierto tiempo de observación porque claramente ahí el rol del CICR -bien sea en un conflicto armado no internacional-, tiene algunas diferencias, porque la base no es la misma.
 

La agresión de #EEUU contra #Venezuela y el apoyo de las decadentes “potencias” europeas

Como no van a apoyar los europeos la agresión de #EEUU contra #Venezuela, si en el pasado han actuado igual ..sometiendo los pueblos por hambre, saqueando continentes enteros, aniquilando sus habitantes….los que pensaban que Europa había avanzado en la civilización y defensa de los derechos humanos…cuan equivocados estaban ….

En su obra “Ante los Bárbaros”, José María Vargas Vila, describe:
“Que la Europa aplauda hasta romperse las manos, las aventuras bestialmente grotescas de los Estados Unidos, contra la independencia de nuestros pueblos; eso me tiene sin cuidado;
Pero que sus actitudes, amenazantes o despectivas para nosotros, lleguen a ser disimuladas o aplaudidas, por hombres y prensa de Sur America, eso sí me indigna y me subleva.

que el oro yanqui, corra como un pactolo, por las prensas europeas, haciendo crecer el nardo del elogio al bárbaro invasor , eso lo hallo lógico, en estas milicias del escándalo, con la necesidad de la cocarda: pero, que ese solsticio de impureza, llegue a nuestros pueblos y, a nuestras raza, eso si es el colmo de la afrenta, en nuestros imbéciles días.
ante los bárbaros, Jose Maria Vargas Vila, pagina 76

Que tal? Que poco ha cambiado el mundo, cierto?

#Venezuela alerta que #EEUU busca ingresar armas biológicas en país

 

22443499_xl

Venezuela advierte de un intento de EE.UU. para introducir armas biológicas en el país caribeño bajo el pretexto de entregar ayuda humanitaria.
La vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, afirmó el martes que la crisis humanitaria es un “show barato”, liderado por Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —de mayoría opositora y declarada en desacato en 2016— autoproclamado como presidente encargado del país, reconocido por la Casa Blanca.
Rodríguez enfatizó que el objetivo de la supuesta ayuda humanitaria, solicitada por la oposición, que EE.UU. pretende entregar al pueblo venezolano es generar una guerra y aseguró que esta ayuda viene contaminada y cancerígena. Guaidó anunció en la misma jornada que el 23 de febrero entrará al país la ayuda humanitaria estadounidense, acopiada ya en la ciudad colombiana de Cúcuta.
“Estados Unidos intenta ingresar armas biológicas a través de la ayuda humanitaria”, enfatizó la política venezolana aseverando que Caracas “no aceptará limosnas imperialistas”.
Sus afirmaciones se produjeron un día después de que el protector del estado Táchira (oeste de Venezuela), Freddy Bernal, informara que 14 colombianos resultaron envenenados por utilizar alimentos provenientes de los cargamentos de EE.UU.

Entre tanto, el presidente del país suramericano, Nicolás Maduro, aseveró que la supuesta ayuda de EE.UU. intenta violar la soberanía nacional de Venezuela y rechazó estas “limosnas”. “Defenderemos la Patria de las pretensiones imperiales de vulnerar nuestra soberanía”, escribió en su cuenta en Twitter.
Venezuela sufre una presión sin precedentes de Washington, que incluso ha llegado a tomar pasos osados como sancionar a la estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y congelar activos por 7000 millones de dólares del Gobierno de Caracas.
Toda esta campaña tiene como objetivo obligar al dirigente Maduro a dejar el poder a Guaidó y realizar nuevas elecciones presidenciales, a pesar de que el gobernante chavista se impuso de manera categórica en los comicios de mayo pasado.
msm/ktg/alg

fuente: https://www.hispantv.com/noticias/venezuela/411064/eeuu-armas-biologicas-ayuda-humanitaria-rodriguez?fbclid=IwAR0M7hrXWqsLrtS4cN4DFYu9oB78i6AcrcWmwP-ocQqhxGq6VaOPyFL6Sx4

Así fabricó Estados Unidos al Presidente Guaidó

Red Filosófica del Uruguay

La creación de Juan Guaidó: cómo los laboratorios de cambio de régimen estadounidenses crearon al líder del golpe de estado en Venezuela

VENEZUELA Enero 31, 2019
Por Dan Cohen y Max Blumenthal
Artículo original en: https://goo.gl/dpMpce

Juan Guaidó es el producto de un proyecto de una década supervisado por los entrenadores de élite de Washington para cambios de gobierno. Mientras se hace pasar por un campeón de la democracia, ha pasado años al frente de una violenta campaña de desestabilización.

Antes del fatídico día 22 de enero, menos de uno de cada cinco venezolanos había oído hablar de Juan Guaidó. Hace solo unos meses atrás, este hombre de 35 años era un personaje oscuro en un grupo de extrema derecha políticamente marginal, estrechamente asociado con actos de violencia callejera. Incluso en su propio partido, Guaidó había sido una figura de nivel medio en la Asamblea Nacional, dominada por la oposición…

Ver la entrada original 5.179 palabras más

No le funcionó a #Colombia: La #OEA no reconoce la Guaidó como presidente de #Venezuela

Eran necesarios más de la mitad de los votos para que la Organización de Estados Americanos, OEA, reconociera a Juan Guiadó como Presidente de Venezuela, luego de la sesión extraordinaria convocada por la organización en las más recientes horas.
Sin embargo, solo 16 de los 34 países miembros dieron la venia a Guaidó, tras su autoproclamación como presidente interino de Venezuela el pasado 23 de enero, y este resultado, para el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo, era totalmente previsible.
 
“La votación de la OEA era previsible, la influencia de Venezuela es innegable en la OEA pero lo que vemos es que crece muchísimo el apoyo internacional, las manifestaciones en las calles por lo que creemos que vamos avanzando con pasos firmes, ciertos y definitivos”, dijo Trujillo.
 
Añadió el ministro de Relaciones Exteriores colombiano que, tras este revés en la ONU, acudirán al consejo de seguridad de la ONU, para que analice más a fondo la situación que actualmente se presenta en Venezuela y buscar el aumento de respaldo para la labor de Guaidó.