Soldados de EEUU graban y venden videos de 53 niñas violadas en Colombia

b10a0-antelosbarbaros-bmp

Soldados y contratistas agredieron sexualmente a las niñas, según un reporte encargado por autoridades colombianas

Ciudad de México. –

Soldados y contratistas militares de Estados Unidos agredieron sexualmente a por lo menos 54 niñas colombianas durante 2003 y 2007, según un informe encargado por el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

De acuerdo con el reporte, ninguno de los agentes estadounidenses ha sido procesado ​​debido a los acuerdos bilaterales y la inmunidad diplomática. Portavoces del Ejército de Estados Unidos dijeron este día al sitio norteamericano The Daily Beast que no han visto ninguna evidencia de tales crímenes.

No obstante, Chris Grey, portavoz del Comando de Investigaciones Criminales del Ejército estadounidense, dijo que se llevará a cabo una tarea coordinada con las autoridades colombianas para iniciar las investigaciones sobre las denuncias de abuso sexual.

Grey dijo que no había ningún registro previo de las denuncias de los casos, pero afirmó que el Ejército de Estados Unidos “se toma el asunto en serio”.

LEE TAMBIÉN: Una de cada diez niñas es víctima de acto sexual forzado

Reporte registra abusos contra niñas

El reporte forma parte de un informe de Colombia sobre la ”Comisión Histórica para el conflicto y sus víctimas”, que está dirigido a establecer “causas y agravantes de la violencia” del conflicto entre el gobierno y los rebeldes de la FARC.

The Daily Beast indica que la sección que detalla la participación estadounidense en el conflicto fue editada por Renán Vega Cantor, profesor izquierdista de historia en la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá.

En Melgar y Girardot, dice el reporte, “53 menores de edad fueron víctimas de abusos sexuales por parte de mercenarios, que también filmaron y vendieron las cintas como material pornográfico. También en Melgar, un contratista y un sargento en los Estados Unidos violaron a una niña de 12 años de edad, en 2007. Tanto sus actividades, así como su inmunidad, contribuyeron a la inseguridad de la población en zonas de conflicto “.

“Existen abundantes pruebas de la violencia sexual y de total impunidad, gracias a los acuerdos bilaterales y la inmunidad diplomática de funcionarios de Estados Unidos”,agrega el documento.

Piden investigar las denuncias

Sobre la menor de 12 años el Daily retoma información del diario El Tiempo, el periódico más  grande de Colombia.

“En la noche del 26 de agosto 2007, sus dos hijas, de 12 y 10, fueron a comprar comida al centro de Melgar. Un par de horas más tarde, la hija más joven regresó sola diciendo que su hermana mayor había desaparecido después de entrar en un club nocturno para usar el baño. Dos militares estadounidenses dejaron en un parque a la menor la mañana siguiente, según varios testigos”.

Después, la madre fue a la base para hacer frente a los hombres que ella dice, violaron a su hija. “La respuesta fue: ‘Tu hija es una puta; aquí no pasó nada’” , dijo la madre a El Tiempo.

Los dos hombres no fueron detenidos. Sin embargo, fueron trasladados fuera del país bajo la inmunidad diplomática y nunca han sido procesados ​​a pesar de los intentos de los fiscales colombianos.

Finalmente, la madre le dijo a El Tiempo que un hombre del Comando de Investigación Criminal del Ejército de Estados Unidos la visitó y le pidió que firmara un documento en inglés. Ella no firmó porque temía que fuera un truco para ceder su derecho a una indemnización. Ella también dijo que el hombre llevaba una pistola.

El profesor Vega refiere que “los casos de asalto sexual perpetrados por soldados y contratistas militares de los Estados Unidos deben ser investigados por Colombia y las partes acusadas”.

Guerra y violencia contra la mujer

La violencia sexual contra las mujeres en Colombia es endémica. El Daily Beast afirma que los 54 casos denunciados contra el personal militar estadounidense serían una pequeña fracción de todas las denuncias en un conflicto de 50 años.

“La gran mayoría de la violencia sexual contra las mujeres ha sido a manos del ejército colombiano y las FARC y otros grupos paramilitares, que han utilizado rutinariamente violación como arma de guerra. También se utilizan abortos y esterilizaciones forzadas”.

La Unidad de Víctimas Nacional en Bogotá ha registrado siete mil 234 mujeres colombianas como víctimas de la violencia sexual en el conflicto entre el gobierno y los rebeldes izquierdistas. “Es una lamentable pequeño reflejo de la enorme número real de víctimas”, dice el diario.

http://www.laopinion.com/soldados-de-eeuu-graban-y-venden-videos-ninas-violadas-en-colombia#.VSc3jBlGwKM.facebook

CAMPESINADO = “BLANCOS LEGÍTIMOS”

Debemos exigir castigo a los responsables de los asesinatos y atropellos cometidos por la fuerza pública, así como la libertad inmediata de los detenidos y judicializados en la defensa de nuestros derechos. El ESMAD no puede seguir entrando como un ejército de ocupación en las comunidades. Desde hace años hemos exigido el desmonte del ESMAD, que debe ser inmediato.
Fernanda Espinosa
Sobra hablar de lo justo del paro por el que atraviesa actualmente Colombia. Protagonizado por el campesinado que hoy no tiene cómo mantenerse. Pasado un año de la firma del TLC con Estados Unidos y Europa, importantes sectores agropecuarios se están quebrando debido a la importación de productos como la leche y el café. Y ni hablar de la semillas, pues desde la Resolución 970 del ICA no pueden sembrar sus propias semillas, sino deben comprarlas certificadas casi siempre a transnacionales. Y eso que aun no hemos entrado a temas estructurales como la propiedad de la tierra1 o el cambio del uso del suelo con la embestida de la locomotora minero energética.
Ya son más de 40 vías afectadas a nivel nacional, y crece la movilización en Nariño, Cauca, Boyacá, Huila, Cundinamarca, Putumayo, Caldas, Tolima, Caquetá, Valle, Meta, Antioquia, Santander. A esto se suman los cacerolazos de la solidaridad con el sector agrario en ciudades como Tunja, Bogotá, Armenia, Samacá, Sogamoso, Cali, Bucaramanga, Medellín, Pasto, Paipa, Ibagué, Ipiales y Neiva, entre otras, que se hacen escuchar hasta los más apartado de nuestra geografía nacional2.
Por dignidad y supervivencia el campesinado colombiano se levanta hoy en el paro. Con tres pliegos de peticiones y propuestas para discutir. Tres pliegos se han presentado como sustento del Paro Nacional Agrario. Uno es suscrito por el Coordinador Nacional Agrario CNA y el Congreso de los Pueblos. Otro pliego es firmado por las “dignidades”: cafetera, arrocera, papera, cacaotera y organizaciones que están por la “defensa de la producción nacional”, y uno más es presentado por la Mesa Nacional Agropecuaria de Interlocución y Acuerdos (MIA Nacional)3. Adicionalmente, el gobierno ha decidido dialogar con los sectores y regiones de manera separada, como estrategia para fraccionar la movilización social. Es desafortunado que no haya una sola mesa de diálogo y pliego de peticiones, pero es gratamente sorprende evidenciar cómo el paro se ha concentrado en sectores y regiones que usualmente no se movilizaban.
El desconocimiento del campesinado como ciudadano y sujeto político del país se reafirma una vez más con las declaraciones del presidente que, en dos ocasiones, ha salido a negar la existencia del paro. Los ministros y el mismo Santos han advertido a quienes están participando en los “disturbios” que serán capturados y judicializados, lo cual parece una amenaza que busca que la gente no participe por miedo a las secuelas.
Aun más desafortunado ha sido la represión con la que se ha tratado a la protesta tanto por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD como del Ejército. El grave balance de los primeros diez días de paro son dos campesinos asesinados por la fuerza pública y cientos de heridos, judicializados y estigmatizados por el gobierno de Santos. El 26 de agosto al joven campesino Juan Camilo Acosta de la vereda Buenas Tardes, en Fusagasuga, le dispararon un gas a muy corta distancia y éste lo golpeó en el pecho, causándole la muerte. La fuerza pública atacó indiscriminadamente a campesinos de las veredas de Pasca, Arbeláez y Cabrera quienes se encontraban en movilización pacífica. En pocos instantes la policía bloqueó el ingreso a prensa y defensores de DDHH, impidiendo el acompañamiento y verificación del levantamiento del adolecente asesinado.
En redes sociales han circulado videos e imágenes de la brutalidad con la cual el ESMAD ha tratado a los y las campesinas. Hubo denuncias en varias de las concentraciones del Paro Nacional en donde la policía estaba decomisando comida (en realidad se trata de viles robos) a campesinos y campesinas. Desde el 19 de agosto en alto de Daza, en Nariño, la policía les quitó los víveres a los manifestantes e impidió su participación en el Paro Nacional.

Sorprende cómo el ESMAD destruye viviendas: en varios municipios fueron atacadas las casas de campesinos rompiendo vidrios, incluso entrando a la fuerza4. El ingreso arbitrario en los lugares de habitación y la destrucción de los bienes de los campesinos es ilegal.
La mayoría de los abusos de autoridad y excesos del ESMAD tienen que ver con el uso de violencia indiscriminada contra manifestantes indefensos. Algunos ejemplos de esto ocurrieron en Tibasosa donde golpearon campesinos indefensos5. Igualmente hemos visto cómo golpean niños, niñas y jóvenes menores de edad6, e incluso ancianos y ancianas, como por ejemplo en Sogamoso donde el ESMAD atacó a una mujer de la tercera edad7. De igual forma se han denunciado armas de uso no convencional contra las protestas. Tal es el caso del uso de las “recalzadas” que son hechas con cartuchos usados de gases lacrimógenos, rellenos de pólvora y canicas que se disparan desde las mismas pistolas Trufly. También se denunció el uso de explosivos del ESMAD contra manifestantes, por ejemplo en la ciudad de Pasto, donde Rober Elio Delgado, líder campesino del Comité de Integración del Macizo Colombiano, perdió su ojo derecho.
Se conocieron casos de disparos indiscriminados con arma de fuego de uso privativo de las fuerzas policiales contra la población, causando varios heridos, como por ejemplo en los sectores de Germania, Altos de Moral y Puente Boyacá. Heridos con arma blanca y elementos contundentes se presentaron en hechos en que se involucra a agentes del ESMAD. Además actos de tortura y otros malos tratos que involucran el uso arbitrario de gases lacrimógenos en sitios cerrados, incluso en hogares infantiles ocupados con niños entre 3 y 6 años, lo mismo que el uso de estos elementos que se lanzan y aplican de manera directa al cuerpo de los pobladores. También ataques contra jóvenes y menores de edad, en condiciones de indefensión, pues se efectúan por fuera de las manifestaciones y en lugares solitarios. De igual forma, el lanzamiento indiscriminado de gases lacrimógenos desde helicópteros, en lugares de concentración de los campesinos8.
En hechos como estos se reportaron 5 personas heridas por balas de cristal disparadas por el ESMAD en el Pilón, Nariño el 21 de agosto. El 19 de agosto, en Chocontá, la policía atacó brutalmente a 600 manifestantes y realizó detenciones arbitrarias, y en Ubaté la policía golpeo y retuvo al campesino José Cristóbal Casas. En el municipio de Marmato fueron agredidos manifestantes el día viernes 23 agosto, efectivos de la policía amenazaron con arremetida por parte del ESMAD. Hubo 12 manifestantes heridos por la policía en la vía Sogamoso- Tibasosa, en una movilizácion de campesinos y defensores de la salud.
De igual forma, el ejército ha participado en estos desmanes. En el Valle del Cauca, como en el resto del país, la represión ha sido feroz. Los campesinos denuncian que el 19 de agosto, mientras se realizaba el bloqueo de la vía San Pedro-Tulua, congregando a unos 2,800 campesinos, cafeteros, lecheros y mineros a la altura de Chambimbal, llegó el ejército a disipar la manifestación con violencia desmedida. El Ejército desde las lomas que conducen a Buga, disparó hacia donde se encontraban fundamentalmente menores de edad, mujeres y ancianos (los jóvenes estaban ocupando la carretera). Dispararon con fusiles de asalto indiscriminadamente a los campesinos, les bombardearon con gases, con los resultados de un herido de bala, Alejandro Vargas Niño, de 17 años, y 40 detenidos que fueron llevados a Buga, donde les iniciaron procesos judiciales. Varias ciudades del país se encuentran militarizadas, con presencia de aviones y helicópteros que intimidan a la población. Además han ubicado tanques cascabel sobre las carreteras. Es increíble que a una protesta ciudadana el Estado responda con aviación y operaciones militares.
Adicionalmente se han denunciado empadronamientos e incluso toma de huellas a quienes se movilizan. Algunos de estos casos se han dado en las carreteras mientras los campesinos se dirigían a participar en las protestas. En Guaviare detuvieron 4 buses y empadronaron a sus ocupantes el 19 de agosto. En Villavicencio el ejército detuvo buses que transportaban campesinos, tomaron cédula y huella dactilar. En Huila la policía amenazó e inmovilizó 10 chivas. En Chachagüí, Nariño, el ESMAD y policías de civil estuvieron tomando fotografías a manifestantes y detuvieron injustificadamente 2 personas. En Llorente, Nariño, la policía fotografió y empadronó a los campesinos movilizados. En Guayabal la policía empadronó a 3 chivas con 500 campesinos, en balsillas. En el Cauca hubo hostigamientos del ejército en balboa, en el municipio de Argelia y señalamientos de infiltración a los manifestantes.
Asimismo se han dado detenciones arbitrarias y masivas, según los medios se reportan más de 100 detenidos y detenidas. En Sogamoso hubo una detención ilegal y arbitraria del joven Camilo Marín en la vereda Crucero. Retuvieron arbitrariamente a 300 campesinos de la Plata, Huila, que iban a las concentraciones del paro Nacional. En el Pilón, Nariño, hay once personas detenidas, quienes fueron judicializadas en los centros de El Bordo. Allí la fuerza pública no respetó el derecho a la protesta, la libre expresión y movilización. Continúa la presión de trescientos miembros del ESMAD y tres tanquetas que ingresaron al casco urbano, lanzaron granadas aturdidoras afectando a niños y niñas, personas de la tercera edad y a médicos de la cruz roja, teniendo en cuenta que son personas protegidas por el DIH. El caso más reconocido de detenciones es el de Huber Ballesteros líder sindical y miembro de la junta de la Marcha Patriótica. Según la fiscalía el líder sindical aparece relacionado en los computadores mágicos de ‘Alfonso Cano’, ‘Mono Jojoy’ e ‘Iván Ríos’.
Supremamente graves son las denuncias de abuso sexual a hombres y mujeres por parte de agentes policiales, además de reiteradas amenazas provenientes de estos funcionarios de agredir sexualmente a las mujeres, esposas e hijas de los campesinos. Es común que, en las manifestaciones, el ESMAD amenace con “violar a sus hijas y esposa” si no se retiran del paro.
También se han denunciado la identificación, señalamiento, persecución y amenazas contra líderes y lideresas del Paro Agrario. En los departamentos de Caquetá, Meta y Huila se ha llegado, incluso, a que el gobierno ofrezcarecompensas hasta de $10 millones de pesos por información para identificar a los líderes del paro.
Otra de las denuncias más frecuentes es la infiltración de miembros de la fuerza pública, sin identificaciones visibles, que se hacen pasar como pobladores del territorio con el fin de identificar a los líderes sociales, tomar fotos, grabar videos de las reuniones de las organizaciones con el objetivo de generar señalamientos y evitar el legítimo derecho de protesta. Esto se ha denunciado en muchas partes, pero se ha evidenciado en el Cauca. En el municipio de Rosas se encuentran concentrados aproximadamente 200 campesinos y campesinas en donde el ejército, la policía y el ESMAD realizan hostigamientos permanentes en los lugares de concentración y en las viviendas de los pobladores. En el municipio de El Cairo se han presentado durante los cuatro días que completa la jornada desalojos violentos, agresiones físicas y verbales. Sin embargo los campesinos y campesinas siguen ejerciendo el derecho a la protesta, a pesar de los sobrevuelos en helicóptero, las acciones violentas del ejército y del ESMAD en tanquetas y las constantes y ya sistemáticas amenazas. En la vía Unión-Pasto, en Nariño, el día 26 de agosto aproximadamente a las 5 pm, miembros del SIJIN se infiltraron en la movilización, fueron descubiertos por parte de los campesinos y expulsados de la zona. Algunos líderes organizadores del Paro Nacional Agropecuario han recibido amenazas por parte del grupo paramilitar “Los Rastrojos”. Entre los amenazados se encuentran el Senador Jorge Enrique Robledo, el Director de la CUT y el Líder de la dignidad Cafetera Oscar Gutiérrez.
Se ha reportado el irrespeto a los medios alternativos que han denunciado estos abusos. Los medios de comunicación alternativos e independientes intentan mostrar la información. Sin embargo, parece que hubiera órdenes en el Gobierno para detener y atacar a los medios alternativos a nivel nacional. Además, los reportes de medios de comunicación alternativos han hablado de una gran cantidad de enfrentamientos entre campesinos y el ESMAD. Enfrentamientos que han traído abuso por parte de las autoridades y que no han sido mostrados ante la televisión nacional.
Una situación particularmente grave es la que se vive en el departamento del Cauca, donde los dos puntos de concentración, en el norte y en el sur del departamento, los campesinos enfrentan un cerco militar del ejército y la fuerza pública. En esos dos puntos, en El Cairo (Cajibío) y en El Pilón, corregimiento de Galindez (Patía), se está cercando militarmente a los campesinos, mientras se les agrede, se les queman los cambuches que han improvisado, los soldados les roban los alimentos y les botan el agua.
Los abusos por parte de la autoridad “encargada de la protección de la población civil” se ven reflejados en el Paro Nacional. Con todos estos hechos queda la pregunta de si la fuerza pública está cumpliendo sus funciones. El Ministro de defensa ha salido a respaldar sus acciones, indicando que estas acciones no son un par de hechos aislados, es una política sistemática y planificada para reprimir y usar la violencia de manera desmedida contra el campesinado. El ESMAD, la policía y el ejército no actúan como asesinos por error o abuso de autoridad; es la orientación de comportamiento que reciben por parte de los mandos, llegando hasta el nivel presidencial. El comandante del Escuadrón Móvil Anti Disturbios, coronel Rafael Méndez, dijo que los policías “hacen un curso de control y manejo de multitudes”, que no actúan por voluntad individual sino que siguen órdenes de la cadena natural de mando.
Para el próximo martes 3 de septiembre el Teniente Coronel Rafael Alberto Méndez, quien dirige desde hace más de diez años el Escuadrón Antidisturbios, está citado a la Cámara de Representantes a responder por los desmanes. Muchas quejas deberían ser judicializadas. Además es preocupante que no estén actuando y cumpliendo su deber las instituciones del Estado que deben vigilarlos como la procuraduría y la instancia interna de vigilancia de la policía. Asimismo el Defensor del Pueblo debería acompañar y evitar los atropellos del ESMAD ¿Donde han estado estas instituciones?
Debemos exigir castigo a los responsables de los asesinatos y atropellos cometidos por la fuerza pública, la libertad inmediata a los detenidos y judicializados en la defensa de nuestros derechos. El ESMAD no puede seguir entrando como un ejército de ocupación en las comunidades. Desde hace años hemos exigido el desmonte del ESMAD, que debe ser inmediato.
Aun más grave es que con la implementación de la reforma al fuero militar, en especial al artículo 10, se abre la posibilidad a los uniformados de abrir fuego a civiles que consideren “blancos legítimos”. En junio de 2013, la Cámara de Representantes aprobó los 100 artículos de la reforma al fuero militar, en este momento el país espera la respuesta de la corte constitucional. En caso de que ésta sea afirmativa, todos estos casos de abuso del ESMAD, de la policía y del Ejército podrían pasar a la justicia penal militar y ya se conocen las prebendas e impunidad en estos casos. En todo caso, los y las campesinas ya están siendo tratadas como “blancos legítimos”.

1Actualmente el 77% de la tierra está en manos de 13% de propietarios, pero el 3,6% de estos tiene el 30% de la tierra.
2Comunicado del Coordinador Nacional Agrario https://www.facebook.com/CNACOLOMBIA1
3Pliego de las “dignidades”: http://www.nasaacin.org/index.php/informativo-nasaacin/3-newsflash/5992-el-19-de-agosto-todos-a-la-movilizacion-nacional-cafetera-y-agropecuaria;Pliego del CNA: http://congresodelospueblos.org/index.php/pueblo-en-lucha/ultimas-noticias/49-ultimas-noticias/346-el-cna-convoca-al-paro-nacional-agrario-del-19-de-agosto;Pliego de la Mesa Nacional de Interlocución y
Acuerdo MIA: http://www.cut.org.co/index.php?option=com_content&view=article&id=5145:pliego-nacional-de-peticiones-agropecuarias-y-populares&catid=34:comunicados&Itemid=190

4Tibasosa-Esmad arremete contra familias inocentes http://youtu.be/9XrG1tZ3_Pc5http://youtu.be/U4XCPk2EMDA
6ESMAD en Santa Teresa -Tibasosa ataca a hijo de campesino http://youtu.be/N1bzNrD4l08
7http://youtu.be/m-hOwGjvSPc
8Primer informe Misión de verificación de situación de derechos humanos en Boyacá. 24 de agosto de 2013 http://www.colectivodeabogados.org/Primer-informe-Mision-de

LA BAJEZA MORAL DE LOS MEDIOS DE LA OLIGARQUÍA COLOMBIANA: EL CERCO CONTRA EL CAMPESINADO

El pasado martes presenciábamos en vivo como la infamia se tomaba de manera descarada y repugnante las pantallas de nuestros televisores. El cerco mediático contra el campesinado del Catatumbo se hacía descarado.

Los medios del oligopolio plutocrático vuelven a dar una vuelta de tuerca más en su deriva fascista en el noticiero de la noche, llevando a su portada que la policía tuvo que responder a plomo a los ataques con presuntas AK-47. Ese mismo día, Diomar y Hermides caían víctimas de las balas asesinas de la fuerza pública.

No es que sorprenda que Caracol y RCN, medios todos ellos secuestrados por los negocios del presidente Juan Manuel Santos, se opongan ferozmente a la Zona de Reserva Campesina o a cualquier otra reivindicación popular que ponga en entredicho, aunque sea una pequeña parte de su poder. Eso ya lo tomamos con la normalidad propia del que ya ha visto muchas jugadas, y conoce de memoria como es que se juega a fabricar y manipular la información. Tampoco sorprende que los medios regionales e incluso los locales estén alineados de manera absurda en un supuesto estado de derecho.

Tampoco sorprende que justificaran unas veces, otras invisibilizaran y otras aplaudieran el accionar paramilitar de finales de los 90 y principios de la década pasada. En esa ocasión, también el proyecto tenia la marca inolvidable del presidente de la República, en ese tiempo Álvaro Uribe.

No puede ser que los medios de los ricos apoyen a los pobres en la sociedad del sálvese quien pueda. Ya no solo eso, no podemos pretender que los medios de los ricos visibilicen las necesidades de los pobres, como tampoco podemos pretender que dejen de mostrar sus privilegios como el ideal social. A lo que si aspira uno es a que esa manipulación y ese sicariato informativo, por lo menos, sea elaborado, pulido y pueda tener un mínimo de credibilidad. Como poco que la bola entre suavemente en la garganta de los despistados sin que se den cuenta.

Se aspira también a que se mantenga, por lo menos, una apariencia de independencia entre los medios, que cada uno utilice una metodología diferente de ofender a la verdad. Se aspira a que cada uno depure su propia manera de mentir para así aparentar una cierta diferenciación.

En el caso de RCN y Caracol, en sus correspondientes noticieros, la noticia fue una copia exacta, a todos los niveles, además de un insulto a la inteligencia.

Las mismas imágenes, fotograma por fotograma, los mismos argumentos, el mismo teatro inventado para la especial ocasión, la misma complicidad descarada con los asesinos, el mismo desprecio por las humildes. Un mismo esquema informativo impuesto a las bravas para desconocer la realidad.

Las imágenes de policías, que sí disparaban, servían para argumentar que los campesinos disparaban. Esas estrategias de desinformación son tan viejas como los medios de comunicación y demuestran día a día la podredumbre avanzada en la que se encuentran los altavoces de la oligarquía. Las imágenes son claras y muestran a francotiradores apostados en las lomas con una cámara cómplice detrás. Seguramente esos mismos francotiradores son los que nos han asesinado a alguno de nuestros compañeros, pero de eso, nada se explica.

Fuego cruzado, decía la periodista Angie Camacho. Se escondía tras un carro de policía y retocaba su cabello mientras se agachaba, junto a varios uniformados. El camarógrafo de RCN, trípode en mano, corría despavorido bajo el fuego de la policía y el ejército para ponerse a salvo. Ambas imágenes en ambos noticieros. Esa es la prueba palpable de la participación y complicidad con los asesinos, de un alineamiento informativo escandaloso teledirigido desde arriba, desde tan arriba como la presidencia de la República.

http://prensarural.org/spip/spip.php?article11230

http://bloguerosrevolucion.ning.com/profiles/blogs/la-bajeza-moral-de-los-medios-de-la-oligarqu-a-colombiana-el?xg_source=shorten_twitter

Ejercito Colombiano asesina a campesinos en protesta pacifica en el Catatumbo.

 

A pesar de que ayer las autoridades locales reconocieron la legitimidad y legalidad del paro y de la organizacion que la convoca, Santos hoy ordena abrir fuego contra los campesinos en estado de indefención, dando como resultado la muerte de Leonel Jacome de la vereda Banderas San Calixto de 20 años y Edilson Franco Jaimes de la Vereda Caracol de 21 años, 10 heridos de bala de fusil uno de los cuales esta gravemente herido por impacto en el pecho y otro en la boca.

En el día de ayer el presidente Santos en rueda de prensa afirmo que los manifestantes perteneces al grupo de la FARC, y ordeno abrir fuego contra los campesinos violando tratados internacionales sobre el derecho a la protesta y el derecho internacional humanitario. 

Las comunidades campesinas exigen la presencia de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales para que se verifique la violación de derechos humanos en el gobierno de presidente Santos.