Tercera Via Nuevo Truco Viejas Pràcticas

 


Tercera Via Nuevo Truco Viejas Pràcticas
Tercera Vía nuevo Truco con Viejas Practicas
Manuel Humberto Restrepo Domínguez

La tercera vía política, probada en Gran Bretaña, por Blair del partido laboralista y orientación conservadora, con mas economía que ética y mas moralismo que deliberación, y que hoy propone seguir el presidente Santos, permite entender lo que viene en democracia. La tercera vía es una apuesta de reacomodación de la concepción individualista impuesta por el mercado para reducir derechos y eludir de lo político todo antagonismo constitutivo de las sociedades humanas. En Colombia ni siquiera se ha reconocido lo político como posibilidad de actuación de contrarios que disputan el control del estado porque ha imperado una única y despótica manera de pensar y ejecutar el poder. A Colombia no podrá irle mejor ni peor porque el presidente anuncie que gobernará con base en teorías de una pretendida tercera vía política entendible como la sumatoria ideológica de partes inconexas que concuerdan en combinar la eficiencia económica con la estabilidad social, lo que en ultimas es la continuación de lo mismo con otros nombres, es decir mas mercado, menos estado, mas saqueo, menos colectivo.
Los problemas de la realidad social, requieren para su solución mas que simples mezclas técnicas que resultan útiles para reacomodar los conceptos sin cambiar las practicas. Los llamados nuevos partidos como el Centro Democrático que encarna la extrema derecha guerrerista, Cambio Radical, que junta dos términos vacíos, u Opción Ciudadana cuyos fundadores pagan condenas por paramilitarismo, han demostrado que no hay nada nuevo, el todo está controlado por los viejos representantes de la política tradicional degradada y estos son la garantía de la clientelizacion sin política, sin ideas, sin debate conservado a través de instituciones porosas y proclives a incubar y reproducir sistemas de corrupción, impunidad y barbarie, que los sostienen. Lo nuevo es mas bien el modo y rapidez con que integran legalidad con ilegalidad, delito con impunidad, injusticia con cinismo y no inmutarse para seguirse llamando democracia, es el triunfo del mercado sobre el estado.
En Colombia los rastros políticos muestran el control del poder del estado y la economía por una sola vía liberal-conservadora, compuesta por una gran familia heredera de las tradiciones liberales del individualismo, que gobiernan según sus intereses e impiden reconocer a otras identidades colectivas. La gran familia entran en tensión cuando hay cambio de clan en el gobierno, no por diferencias en plataformas o programas políticos o sociales. No hay registros de que el Estado haya sido controlado por una segunda vía, referida a socialismo, comunismo o proyecto originario de indígenas, afros, obreros, artesanos o campesinos. Se impone un pensamiento único distribuido en dos partidos que conforman el todo –poderoso e irrefutable poder-. Aunque provisionalmente aparezcan separados o con contradicciones formales gravitan sobre el mismo centro hegemónico y se desplazan sobre el mismo eje de dominación. Es usual que en momentos de crisis los potentados económicos o las jerarquías eclesiales o militares levanten la voz, y llamen al orden a los gobernantes.
La productividad promovida por los neoliberales ha destrozado la economía propia, incluida la de la burguesía nacional que se encargaba de las clientelas políticas regionales, ahora en manos de poderes mafiosos y alianzas de todo orden y ningún escrúpulo. A pesar de este panorama los partidos se mantienen intactos. El interés privado encaja en la lógica de la tercera vía cuyo ideario se resume en: tanto mercado como sea posible y tanto estado como sea necesario. No hay nada nuevo, el mercado se tomó el estado, o mejor las reglas del capital se apropiaron del estado para eliminar derechos, garantías y protección a la riqueza colectiva, le han otorgado status prioritario a las mercancías sobre la vida humana, y quienes gobiernan representan los deseos de poder de la gran familia extendida incapaz de comprender la naturaleza pluralista del mundo social y respetarlo.
La tercera vía surgió como expresión política de la realidad europea, victoriosa con la caída del muro pero en crisis, sus bases teóricas son escasas y ajenas a la Colombia de diversidades y diferencias, de biodiversidades y pluralidades. Sus resultados no dicen mucho a su país natal Gran Bretaña, cuya economía esta sobreprotegida para comprar y abierta para vender guiada por un espíritu colonialista aun vigente, su intervención en la invasión a Iraq tiene manchada con sangre de inocentes su bandera, los inmigrantes son tratados como subhumanos, la monarquía es su sostén aunque su discurso es liberal. En Colombia quizá el mayor parecido con la cuna de la tercera vía es la forma de oculta monarquía sin monarca perpetuo, con familias (no con partidos) alternándose en el poder, sin otro, sin adversario, como estrategia política central para conservar el poder.
La diversidad de Europa se nutre con los desterrados de otros mundos llamados inmigrantes usualmente señalados de ilegales tenidos en cuentan por el sistema judicial, negados por el sistema económico y victimas del sistema humano, inclusive autores como Habermas reclaman mas cárceles para ellos en cambio de condiciones para que accedan a los derechos negados en sus países hoy saqueados por el capital trasnacional. Europa tiene de homogeneidad y también de igualdad, tiene todavía beneficios del estado de bienestar que paulatinamente la tercera vía se ha encargado de desmontar. En Colombia hay mucho de homogeneidad extendida por el terror y nada de igualdad a cargo del estado asaltado por el capital. Es costumbre igualar con metodologías de análisis y formalidades de papel, no a través de los bienes indispensables para vivir con dignidad y las libertades son administradas en el mercado de clientelas políticas que hacen el control político de las necesidades.

En Colombia, la tercera vía aparte de truco conceptual o jugada de tahúr, servirá como herramienta de ajuste liberal-conservador, para legitimar las practicas de la unidad nacional del presidente con otro nombre. Servirá para reacomodar la política tradicional y de antemano crear confusión a otras vías políticas en el desarrollo del conflicto sin guerra, cuando lo esperado es precisamente apertura política real con reconocimiento a los otros, adversarios o antagónicos y propiciar la inclusión social, a la par con la desactivación de las estructuras mafiosas incrustadas en la vía liberal-conservadora. La tarea política esencial del Presidente no es rediseñar un partido propio, ni relanzar apuestas por la perpetuidad de su clan, si no gobernar con el Mandato por la Paz que acaba de recibir -en medio de una precaria participación y una democracia cuestionada-, para suscribir con la insurgencia el cierre del conflicto armado y trazar el camino para resolver la desigualdad y la exclusión.

http://mrestrepouptc.blogspot.com/2014/06/tercera-via-nuevo-truco-viejas-practicas.html

Anuncios

COLOMBIA: MUJERES EN EL PEOR DE LOS MUNDOS

361638_172659_1

“LAS mujeres de Tumaco padecen la violencia desde antes de nacer. Son violadas siendo bebés, reclutadas como objetos sexuales y se prostituyen para comer. La tradicional mezcla de pobreza y violencia en las regiones se ensaña contra el género femenino.”

La enfermera lloraba. Ni siquiera ella, acostumbrada a la sangre y el dolor, pudo resistir la escena. En sus brazos yacía una mujer sin dientes, pues se los habían tumbado de un puñetazo. Su cuerpo ultrajado estaba cubierto de moretones. Pero esto no fue lo que le sacó las lágrimas. Se trataba 

de una niña de dos años. “Le partieron sus dientecitos de leche”, decía desconsolada. La enfermera debió mover cielo y tierra para que las autoridades actuaran. Y cuando dieron con el victimario, llegaron a una dura conclusión: no era la primera vez que la violaba.
SEMANA visitó Tumaco, llamada la Perla del Pacífico, que se ha convertido en sinónimo de pobreza y abandono. Las calles están devastadas, hay basura por doquier, los barrios de invasión se multiplican sin parar. La mitad carece de un servicio de acueducto, un poco más es pobre y uno de cada tres habitantes no sabe leer ni escribir. Se registran 200 homicidios cada año y han sido víctimas de las Farc, los Rastrojos, los Urabeños y del narcotráfico.
Además de la miseria, en este puerto nariñense la violencia de género se ha vuelto parte del paisaje. Las mujeres viven atemorizadas. Muchas sucumben al maltrato, las reclutan como objetos sexuales o las desplazan por negarse a serlo. De los 58.000 tumaqueños desplazados de la primera década del siglo XXI, más de la mitad fueron mujeres. “La violencia de género sigue invisible e impune”, dice Dora Vargas, de la Pastoral Social de la ciudad.
Un lugar como este es el peor de los mundos para una mujer. En menos de un año se han registrado 74 casos de abuso sexual, la mayoría contra menores de edad. En medio de esa mezcla de pobreza y violencia, las mujeres llevan la peor parte. En muchas casas, los adultos y los niños deben compartir pequeños cuartos, donde el abuso es frecuente. “Descubrimos que un padrastro abusó de sus cinco hijastras”, dice una delegada de Acnur.
La situación afecta a las más jóvenes, pues la pobreza lleva a muchas a vender sus cuerpos. “Lo que más nos duele es que muchas niñas entre los 6 y 10 años ofrecen sexo oral por hambre”, le dijo a SEMANA una dirigente comunal. 
“Apenas ven que su cuerpo se está formando le ponen el ojo y empiezan a acosarla, y si la niña no accede, le toca irse”, dice la líder de un barrio afectado. Así, hacer maletas y huir se ha convertido en el mejor camino, pues los criminales siempre terminan reclutando a las niñas que se quedan. Un dirigente local, que pidió el anonimato, añade: “A algunas las explotan prostituyéndolas y a otras las vinculan a la organización haciéndolas servir como campaneras o llevar droga”.
El apetito sexual de los jefes de las bandas criminales parece insaciable. Quienes conocen el mundo de esas organizaciones dicen que hay un código interno según el cual cada integrante puede escoger como trofeo a una adolescente. Después de abusar de ellas, las abandonan, embarazadas, en sus casas y salen a la caza de nuevas esclavas sexuales.
La situación en Tumaco representa lo que viven miles de mujeres en zonas del país, lejos de las urbes y en los epicentros del conflicto. El puerto es hoy una de las ciudades que la ONU eligió para un sistema de gestión de datos de violencia de género. El programa funciona en 17 países, y Colombia es el único de América Latina. 
No obstante, según el secretario de Gobierno, Hernán Cortés, la comunidad ha erigido un muro de desconfianza que impide la denuncia. Vaya paradoja: quienes más ayuda necesitan no la reciben. No porque no la quieran, sino porque ya no le creen a nadie.

PERALOCA

 

Jorge Gómez Gallego*, Medellín, junio 14 de 2013
Como al “pobre Peraloca”, personaje popularizado por el humorista uruguayo Hebert Castro, a la cuadrilla neoliberal que gobierna Colombia, “se le dijo, se le recomendó, se le advirtió, se le anunció, se le avisó” todo lo que iba a pasar con la producción y el trabajo nacional por la dócil aceptación del llamado “libre comercio” impuesto por Estados Unidos y los órganos multilaterales de crédito que controla. Como en el sainete radial “no hizo caso… se pasó el consejo por la faja, se hizo el de la vista gorda, no quiso escuchar y al final todo salió como estaba previsto”
Las importaciones provenientes de Estados Unidos aumentaron un 20%, al tiempo que nuestras exportaciones a ese destino crecieron un modesto 3% durante el primer año de vigencia del TLC con esa nación; los precios de compra de leche al productor cayeron de forma vertiginosa por cuenta de la inundación de importaciones lácteas que nos azota; crece la ruina de miles de productores de artículos de cuero y calzado, acompañada de la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo; cierre de las plantas de Icollantas en Cali y Bogotá. Estas son apenas unas muestras del aplastamiento que padece nuestro aparato productivo bajo el alud de importaciones que apenas empiezan a caer por efecto de la entrada en vigencia de los TLC firmados por los gobiernos anteriores y que al por mayor seguirá firmando Santos según sus propias declaraciones.
Son chistes crueles los anuncios de nuevos TLC’s con Turquía, Israel, Panamá, Costa Rica, la Alianza del Pacífico, Japón y hasta China, al tiempo que resultan inaceptables las próximas aprobaciones y entradas en vigencia de los firmados con la Unión Europea y Corea. Todo ello, a pesar de los efectos dañinos que ya se evidencian en virtud de los que han empezado a regir con México, Centro América, la CAN, Mercosur, Estados Unidos, Chile, el CARICOM, el EFTA (Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia). Al paso que vamos quedará faltando solo la firma de un TLC con el país “del nunca jamás”.
Todas las cifras son dramáticas, pero algunas ameritan análisis: en el último año las importaciones lácteas han crecido un 363%, las de cuero y calzado un 97%, las de prendas de vestir en un 200% y las de carne de cerdo en un 104%. ¿Cabe en alguna mente sensata la posibilidad de que el consumo de esos productos se haya disparado en esas proporciones? Desde luego que no, tal y como lo evidencia el director de FENALCO cuando revela el descenso en las ventas del comercio en el país en lo que va del año. La realidad es que esas importaciones baratas por efectos diversos como la tasa de cambio o los subsidios que de diversas formas otorgan las naciones de origen a sus productores, están desplazando nuestra producción y nuestro trabajo.
Hacen fila para declararse en bancarrota muchos otros sectores productivos: electrodomésticos, metalmecánica, petroquímica, autopartes, arroz, carne de res y un larguísimo etcétera. Mientras eso sucede, la otra cara de la moneda se puede ver en Estados Unidos. Por primera vez en seis años, el superávit comercial que Colombia ha tenido con el mayor imperio conocido en la historia de la humanidad, se ha contraído. Lo peor, sigue reduciéndose en este año y el pronóstico es que más temprano de lo que nadie había imaginado, pasaremos de superávit a déficit.
El “pobre Peraloca” que encarnara el llamado “coloso del humorismo” o “el hombre de las mil voces” y que fuera creación del libretista antioqueño Eloy Alfaro Cadavid, nunca hacía caso de las advertencias y por ello siempre terminaba mal.
Hoy ese galán bufo es interpretado por Juan Manuel Santos. A diferencia del Peraloca de Hebert Castro, su inadvertencia ha perjudicado en materia grave a quienes le notificaron oportunamente sobre los desastres que causarían los TLC. Ellos, trabajadores y empresarios nacionales, serán los mismos que terminen dejándolo maltrecho y derrotado mediante las portentosas movilizaciones sociales que se aprestan a librar contra la globalización neoliberal y en defensa del trabajo y la producción nacional.

VENEZUELA EN EL CENTRO DEL DEBATE ENTRE EL SOCIALISMO Y EL CAPITALISMO

 

 
Análisis Político y Social Nacional e Internacional de Venezuela y el Resto del Mundo
 Director: Diego Olivera. Jefe De Redacción: Miguel Guaglianone
La oposición sustenta su campaña electoral en falsas promesas
Venezuela en el centro del debate entre el socialismo y el capitalismo
 Por Diego Olivera
 Venezuela sigue viviendo intensamente su campaña electoral, ni la temporada de lluvia ha podido detener los actos políticos, en esta nueva contienda se  ha generado un intenso debate ideológico en la sociedad venezolana, el Plan de Gobierno del candidato Chávez para el 2013–2019, plantea  la construcción de una vía socialista, sustentada en los logros sociales derivados de las decenas de misiones, como la Misión Salud que va desde la atención medica a nivel primario a través de los barrio adentro, hasta centros de atención de alta tecnología, donde se realizan exámenes computarizados, operaciones de alto riesgo, también operaciones de cataratas y otras síntomas en el área  de la visión. Esta misión a beneficiado a millones de ciudadanos de escasos recursos, ya que todas estas atenciones son de carácter gratuito.
 
Sería imposible en un artículo de prensa poder mostrar el trabajo de otras misiones, que contemplan varias aéreas sociales, que abarcan los centros de alimentación con precios solidarios, la elevación de la educación hasta vencer el analfabetismo, las miles de viviendas entregadas a damnificados y sectores populares, el apoyo a la agricultura a través de asesoramiento y créditos, o la Misión AmorMayor que le ha otorgado a miles de ciudadanos una pensión ajustada al salario mínimo y que aumenta anualmente. Es bueno significar que ninguna de estas garantías existen en ningún país de América Latina y el Mundo.   
 La oposición sustenta su campaña electoral en falsas promesas
 Ante un programa coherente de gobierno, la oposición a través del candidato de la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, se ha  dedicado a ocultar su verdadero plan de gobierno.  Sus discursos ha sido orientados a buscar los errores del gobierno bolivariano en áreas de seguridad, vialidad, alimentación, producción agrícola y otras áreas, pero no ha mostrado como resolverán estas dificultades, ya que en el estado de Miranda donde Capriles es Gobernador, en el Zulia estado emblemático de la oposición, en el Táchira y Carabobo también con gobernadores de la oposición, las estadísticas reflejan los niveles más altos de violencia, los mayores problemas de infraestructura y aseo urbano del país. Además en Zulia y Táchira se han instalado decenas de bandas de paramilitares colombianos, que cobran a los comerciantes un seguro, al mejor estilo de las mafias italianas.
 Esta  realidad tangible no la quiere ver la oposición, solo disparan ideas organizadas en laboratorios mediáticos, como un “camino”, “progreso”, “centro izquierda”, “candidato joven contra viejo”, o las promesas de una sociedad de consumo. Todas esta promesas no son nuevas, las propusieron los candidatos del partido socialdemócrata Acción Democrática (AD), en la décadas del 60 a 80 en la denominada Venezuela Saudita, donde el 60 por ciento de los venezolanos vivía en la pobreza y más del 20 por ciento de manera crítica. Tampoco recuerdan el Caracazo, el levantamiento social en el 1998, como tampoco hablan del golpe del 2002 y el paro petrolero, como si ellos no hubieran sido sus protagonistas, y la agresión a la embajada de Cuba del candidato Capriles, fuera meramente una aventura juvenil de un antiguo miembro de la derecha del Opus Dei.
 También es importante señalar que en una carta enviada por  Capriles vía mail, que fue dirigida a todos los funcionarios estatales, el afirmar que “Yo reconozco y valoro el trabajo que los empleados públicos hacen en todos los rincones del país. Y como próximo presidente de todos los venezolanos, hay algo que tengo muy claro: el empleado público debe estar y estará al servicio de la gente, no al servicio de un gobierno”. En esa misiva agrego que “Cuando me eligieron Gobernador de Miranda asumí tres compromisos con nuestros funcionarios: respetar su forma de pensar, valorizar su función y trabajar unidos con un solo objetivo: mejorar los servicios para nuestros ciudadanos”.
 Pero esta oferta de campaña se contradice con el despido injustificado de mil funcionarios en la Gobernación de Miranda por ser partidarios del gobierno bolivariano, lo que demuestra la falsedad de su promesa, de la misma manera ocurrió con los funcionarios que apoyan a Chávez en el Táchira, como la Alcaldía de Maracaibo estado Zulia. Ante esta “mentira” es necesario precisar que en ninguna de las instituciones venezolanas en manos del Gobierno Bolivariano, se ha despedido trabajadores de la oposición, como tampoco se agredieron a golpistas, porque el candidato de la MUD se olvidó de las golpizas y detenciones arbitrarias en el 2002 contra los funcionarios del gobierno.   
 Lo grave de la campaña de la oposición es la falta de un verdadero plan político económico, la persistencia en defender el modelo capitalista sin decirlo, es el miedo a mostrar la crisis en Europa y EEUU, porque ellos apoyan al modelo neoliberal, sus socios internacionales son la derecha, pero además apoyan un plan desestabilizador porque no aceptarán los resultados de las elecciones. Atacan al Consejo Nacional Electoral (CNE), organizan un sala situacional con resultados a boca de urna (prohibidos por el CNE), para gritar horas antes del resultado su triunfo, desconociendo el parte oficial y denunciar fraude (igual al 2004), porque no tienen lo votos para ganar este 7 de octubre.
 
 
Publicación Barómetro  27-08-12
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores
Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. barometrointernacional@gmail.com