Estulin: “El Gobierno de EE.UU. mueve más droga que los narcos latinoamericanos”

Daniel Estulin revela en su última edición del programa ‘Desde la sombra’ los lazos existentes entre la CIA y el mayor narcotraficante en la historia de EE.UU., que semanas antes de ser asesinado amenazó con delatar a sus superiores.

La muerte del narcotraficante Barry Seal encierra gran parte de la desagradable historia de las operaciones encubiertas estadounidenses en la segunda mitad del siglo XX, afirma Estulin.

Seal, principal operador en el tráfico de cocaína en la década de los 80, fue asesinado a balazos en 1986 porque amenazó con delatar a sus superiores.

Si Seal hubiera sacado a la luz el secreto mejor guardado –que el Gobierno estadounidense mueve más droga que todos los narcobarones latinoamericanos juntos–, habría provocado la caída del Gobierno de Reagan-Bush.

Aunque fue una figura clave en el narcotráfico, su nombre resulta desconocido por buena parte de los ciudadanos estadounidenses, que creen que los mayores capos de la droga son de países latinoamericanos.

Según explica Estulin, este legendario contrabandista de drogas de la CIA era un experimentado piloto.

“Puso en práctica la logística militar y solucionó el problema de la distribución (…). Esa vía logística que estableció continuó y las drogas volvieron a entrar en el mercado estadounidense de forma oficial como si se tratarse de papel higiénico”, afirmó el periodista Daniel Hopsicker, autor del libro ‘Barry and the Boys’, en el programa.

Comenzó a tener problemas legales en 1986 con agencias del Gobierno de EE.UU. y ni siquiera sus vínculos con la CIA lo salvaron. Fue entonces cuando amenazó con revelar los vínculos del entonces vicepresidente George Herbert Walker Bush con el comercio internacional de drogas y la operación Irán-Contra, en la que el Gobierno de EE.UU. vendió armas al Gobierno iraní y financió el movimiento conocido como ‘Contra’ en Nicaragua en 1985 y 1986. Dos semanas más tarde, Seal fue asesinado.

Los tres colombianos condenados por el crimen trabajaban para el teniente coronel Oliver North, miembro del Consejo de Seguridad Nacional del Gobierno de EE.UU. Además, después del asesinato se descubrió que Seal llevaba en su bolsillo el número de teléfono de George Bush padre.

Las drogas que importó Seal se distribuyeron por todo el territorio estadounidense, causando una epidemia de ‘crack’ sin precedentes en la historia del país en la que murieron cientos de miles de jóvenes estadounidenses y que destruyó la vida de millones de personas.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/126799-estulin-eeuu-gobierno-drogas-cia

Anuncios

LA LISTA URIBE

 

                   Por: Cristina de la Torre
 

Una cosa es capitanear las derechas, opción que la democracia respeta; otra, mofarse del dolor de un país agobiado por el peso de sus muertos a manos, sobre todo, del narcotráfico con anuencia de políticos. 

 La lista de Uribe al Senado, anunciada como renovación de la patria, es, por el contrario,perpetuación del viejo país con sabor a parapolítica. Mascarada desafiante,rehabilita en la parentela del gamonalismo sus lazos con mafias y ex funcionarios públicos sindicados de corrupción. Todo ello cuando Colombia y la Corte Penal Internacional esperaban respuesta de Uribe a la sindicación del Tribunal Superior de Antioquia sobre supuestos vínculos suyos con el paramilitarismo. Y registran con alarma las amenazas de  muerte que desde entonces se ciernen sobre el autor del pliego, magistrado Rubén Darío Pinilla. Esperaban también claridad sobre acusaciones de asociación con paramilitares que llevaron a la cárcel a Luis Alfredo Ramos, ex-gobernador de ese departamento y el más seguro candidato del uribismo a la Presidencia. Por gracia del destino aparece en la lista de Uribe el hijito de este cacique, sin más mérito que el de llevar el nombre del sindicado, y dudosas posibilidades de devolverle el honor al apellido.
En esta comparsa que sólo innova extendiendo el nepotismo del Ejecutivo al Parlamento, descuella la ex-ministra María del Rosario Guerra. Sucesora de su clan cuasi feudal en Sucre, es esposa del presidente de Fedepalma e hija del senador perpetuo José Guerra Tulena; su tío Julio César, gobernador del departamento, acababa de ratificarle a La Gata negocios teñidos de sangre. A su lado, José Obdulio Gaviria, ideólogo de cabecera de Uribe, no obstante haber recibido regularmente estipendios de su primo, Pablo Escobar, si hemos de creer a su hermano, Roberto Escobar. Dos hermanos de José Obdulio fueron a la cárcel por narcotráfico y a un tercero,Carlos Alberto, se le asocia con el asesinato de Guillermo Cano. No existe en Colombia el delito de sangre. Pero sí avergüenza la desfachatez de Uribe para concederle al narcotráfico el más elevado poder simbólico en los cargos que dio a su amigo.
Mas no es todo. En la lista figura también Honorio Henríquez Pinedo, sobrino del condenado por parapolítica Miguel Pinedo Vidal. Y la esposa de José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, elementos de cuya organización tuvieron trato y negocios con los Castaño en Urabá. Y Susana Correa, cercana al PIN y miembro de familia poderosa del Valle que resultó beneficiaria de AIS. Y Fernando Araújo, en gracia de ser hijito del ex-canciller de Uribe. Y Paloma Valencia, ficha de Fernando Londoño. Nieta del ex-presidente Valencia e hija de congresista, eleva a categoría de “teorizante” su habilidad para distorsionar hechos y argumentos hasta dar por verdad un absurdo. ¿Se arrepentirá de haber militado en Alas Equipo Colombia, emporio de la parapolítica? Y Alfredo Rangel, que exhibe don retórico parecido al de Paloma. Serán estos dos, parlamentarios aguerridos. Y Ana Mercedes Gómez, parte del notablato conservador en Antioquia, ex-directora de El Colombiano y ficha de FabioValencia Cossio, cuyo hermano, el ex-fiscal, anda preso por vínculos con lamafia. Y…
Con bancada tan pobre y de oscura condición, no dará el uribismo la talla en los debates que el pos-conflicto imponga. Quizá tampoco el propio Uribe, más proclive al agravio personal que a la razonada confrontación de ideas: rezará la oración de los tres huevitos y sus nostalgias de guerra, mientras el país estalla hacia horizontes que desbordaron a Uribe hace rato. Como anacrónica y afrentosa resulta su selección al Senado, cándido remedo de la Lista Clinton.

  • Elespectador.com| Elespectador.com 

LA HISTORIA DEL EX-GENERAL SANTOYO (EXTRADITADO A USA) Y ALVARO URIBE

http://noticiasunolaredindependiente.com/2012/06/16/noticias/la-his…

El primer contacto entre el general retirado Mauricio Santoyo Velasco y el ex presidente Álvaro Uribe Vélez se dio en 1997, cuando el oficial era comandante del Grupo Gaula de la Policía con sede en la ciudad de Medellín y el segundo era el gobernador de Antioquia.
La Procuraduría General de la Nación destituyó a Santoyo en octubre del 2003, cuando era jefe de seguridad del Presidente Álvaro Uribe. El Ministerio Público, concluyó que miembros del Gaula de la Policía de esa ciudad, del que era comandante Santoyo, realizaron 1.449 ‘chuzadas’ ilegales falsificando firmas de fiscales.
En su defensa el oficial dijo que él no tenía mando directo sobre las interceptaciones y que por eso la Fiscalía lo absolvió, por lo que demandó el fallo de la Procuraduría. Sin embargo en Noviembre de 2004 dejó en firme el fallo y Santoyo salió provisionalmente de la Policía y del Palacio de Nariño en 2006 donde fue el secretario de Seguridad del Presidente Álvaro Uribe desde principios de 2002, en la recta final de la primera campaña que llevó a Uribe a la primera magistratura del Estado.
Una demanda del oficial contra la Procuraduría fue instaurada ante el Consejo de Estado y este falló a su favor por lo que fue reintegrado a la Policía y el gobierno impulsó su ascenso, según la ex ministra de defensa Martha Lucía Ramírez en su cuenta de twitter, a través de los directores de la Policía de la época, Teodoro Campo y Jorge Daniel Castro.
Su ascenso a brigadier General se dio en diciembre de 2007 por parte del ex presidente Álvaro Uribe y el hoy primer mandatario Juan Manuel Santos.
Después de ser reintegrado y ascendido como general de la República, el general Santoyo fue enviado como agregado de la Policía a la embajada de Colombia en Italia. A su regreso en 2009 el oficial pidió de manera voluntaria la baja del servicio activo.

LA DEA VINCULA AL GOBIERNO DE ALVARO URIBE CON NARCORRUPCION

HTTP://WWW.POLODEMOCRATICO.NET/INDEX.PHP?OPTION=COM_CONTENT&VIE…

Por Homero Campa, editor internacional Revista Proceso de México   
Aunque varios de los hechos que revela esta publicación mexicana son ya de conocimiento público en Colombia, lo novedoso es que ya agencias norteamericanas ante las contundentes evidencias vinculan al cuestionado expresidente Álvaro Uribe Vélez con el narcoparamilitarismo.
Este informe de la revista Proceso revela que varios de los colaboradores del expresidente colombiano, como el general Oscar Naranjo, participaron en actividades de tráfico de drogas.
Documentos de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), señalan que el general colombiano Oscar Adolfo Naranjo Trujillo -a quien el ex gobernador mexicano, Enrique Peña Nieto anunció como su asesor externo en materia de seguridad en caso de ganar las elecciones presidenciales- tenía relaciones con narcotraficantes y paramilitares de su país y estuvo involucrado en sobornos y otros actos de corrupción.
Los informes de la DEA fueron elaborados a partir de interrogatorios a ex dirigentes del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), quienes afirmaron que políticos y funcionarios cercanos al presidente Álvaro Uribe (2002-2010) les otorgaron apoyo para sus actividades militares y de tráfico de drogas.
Más aún, uno de los ex dirigentes de las AUC, Salvatore Mancuso Gómez –responsable de matanzas de civiles y extraditado en 2008 a Estados Unidos por el delito de narcotráfico—dijo a los agentes de la DEA que Juan Manuel Santos, ministro de Defensa del gobierno de Uribe y actual presidente de Colombia, participó en un complot para derrocar en 1995 al entonces mandatario Ernesto Samper. Explicó que este complot derivó en el asesinato del dirigente político Álvaro Gómez Hurtado. Afirmó incluso que en ese homicidio “estuvieron involucrados” el general Oscar Naranjo y uno de sus oficiales, Danilo González Gil.
Agentes de la DEA también interrogaron a Rafael García, ex funcionario del Departamento Administrativo y de Seguridad (DAS), organismo de inteligencia de Colombia. García reveló que Jorge Noguera Cotes, quien fue director del DAS de 2002 a 2005, facilitó el apoyo logístico y la infraestructura de esa institución para que las AUC traficaran drogas a Estados Unidos a través de Venezuela y México y que incluso el propio Noguera “fue responsable de los contactos iniciales” con el cartel mexicano de los Beltrán Leyva.
Los documentos de la DEA -cuyas copias tiene Proceso- fueron elaborados con el objetivo de obtener información sobre “la corrupción de funcionarios públicos de Colombia”. Están fechados entre marzo de 2010 y marzo de 2011 y tienen como destinatario a Jay Bergman, director regional de la División de los Andes de la DEA, cuyas oficinas se encuentran en Bogotá.
Otro documento más corresponde a un “reporte de investigación” fechado el 4 de agosto de 2009. Fue elaborado por agentes de la oficina de la DEA en Nueva York. En todos ellos aparecen nombres de funcionarios, jefes policiacos y militares, legisladores y empresarios supuestamente vinculados con las actividades de las AUC.
De hecho, cuando los agentes de la DEA preguntaron a Mancuso sobre la corrupción de los políticos en Colombia, este contestó que “según las propias estimaciones de las AUC más de 35% de los congresistas elegidos en 2002 tuvo algún tipo de vínculo, financiero o de otro tipo”, con esta organización.
Los contactos del general
De acuerdo con un memorándum de la DEA fechado el 25 de marzo de 2010, Mancuso relató que en 1997 la Policía lo arrestó junto con Rodrigo Tovar Pupo, comandante del Bloque Norte de las AUC, debido a que se encontraban en posesión de armas automáticas y granadas. La Policía los recluyó temporalmente en una prisión del Departamento de La Guajira. Pidieron ayuda a Carlos Castaño, en ese momento dirigente máximo de las AUC.
“Entonces -apunta el documento- Castaño llamó al (en esas fechas) jefe de la Policía Nacional de Colombia, general Rosso José Serrano Cadena, y le pidió ayuda. Serrano a su vez llamó a Oscar Naranjo con instrucciones de sacar de la cárcel a Mancuso y a Tovar Pupo. Este por su parte envió al coronel Danilo González Gil, quien rentó un avión que lo trasladó a La Guajira con el propósito de resolver la situación judicial (de los paramilitares). Ambos fueron puestos en libertad después de pagar un soborno”.
Como parte del llamado Proceso de Justicia y Paz -que permitió la desmovilización de los paramilitares a cambio de reducir sus sanciones por los delitos que cometieron, entre ellos masacres de civiles- Mancuso compareció en 2006 y 2007 ante fiscales colombianos. Según el memorándum de la DEA, Mancuso afirmó que cuando inició estas comparecencias, Naranjo lo calificó ante los medios de comunicación como “un mentiroso” y que el propio general “instruyó a Diego Murillo Bejarano (narcotraficante, jefe de la organización criminal El Envigado y posteriormente uno de los voceros de las AUC) para que callara” a Mancuso.
En ese entonces Murillo, alias Don Berna, y Mancuso se encontraban en la misma prisión en el municipio de Itagüí, en el departamento de Antioquia. Según el documento, el primero le dijo al segundo “que guardara silencio sobre la corrupción en la Policía o ellos podrían herir a su familia”. Mancuso afirmó que como consecuencia de sus declaraciones, “hubo intentos de asesinatos contra su familia, al mismo tiempo que el gobierno colombiano retiró los dispositivos de seguridad que protegían” a esta.
Macuso dijo a los agentes de la DEA que el coronel de la Policía Danilo González -al que calificó como “el hijo favorito de Naranjo”- “solía ser visto en reuniones con miembros del cartel Norte del Valle”, a las que incluso acudía “con su uniforme de policía”.
El coronel Danilo González era subalterno de Naranjo en la Policía Nacional de Colombia y colaborador cercano de la DEA. Fue asesinado en marzo de 2004 en una oficina de abogados de capos del narcotráfico. Para esas fechas el gobierno de Colombia lo había dado de baja en la Policía y las autoridades de Estados Unidos lo habían incriminado por sus relaciones con el cartel del Norte del Valle.
El documento señala que cuando los agentes de la DEA le preguntaron a Mancuso “quién más podría verificar sus afirmaciones sobre la corrupción de la Policía”, este respondió que tanto Don Berna, como Luis Gómez Bustamante, alias Rasguño -otro ex dirigente de las AUC, también extraditado a Estados Unidos- “eran conscientes de la extendida corrupción del general Naranjo”. Incluso mencionó que “la relación entre Gómez Bustamante y el general Naranjo inició cuando ambos estaban afiliados a Los Pepes, el grupo paramilitar creado con el objetivo de asesinar a los socios y familiares de Pablo Escobar Gaviria”.
Según este documento, Mancuso recordó que en 2003 la Policía arrestó en Bogotá al narcotraficante Alberto Agredo. Dijo que mientras este se encontraba en custodia de la Policía, Murillo Bejarano envió a su entonces subalterno Carlos Aguilar Echeverri con el general Naranjo “y le pagó a este 500 mil dólares como soborno para que lo dejara ir (a Agredo)”. Afirmó que “Agredo fue arrestado en otras dos ocasiones con el solo propósito de extorsionarlo”.
Otro memorándum de la DEA, también fechado el 25 de marzo de 2010, reseña el interrogatorio a Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco, ex integrante del cartel Norte del Valle, comandante del Bloque Central Bolívar de las AUC de 1998 a 2006 y también extraditado a Estados Unidos en 2008 por el delito de narcotráfico.
Macaco dijo a los agentes de la DEA que Wilber Varela, jefe del cartel del Norte del Valle, alias Jabón, estuvo “largamente asociado” con el general Naranjo. Afirmó que el propio Varela “una vez le dijo que había comprado ocho celulares con dispositivos de intercepción y que le dio tres de ellos a la Dijin (Dirección de Investigación Criminal e Interpol) para que los usara el general Naranjo”.
Varela fue asesinado en la ciudad de Mérida, Venezuela, en enero de 2008. Tras su muerte -y en medio de tensiones diplomáticas entre los gobiernos de Álvaro Uribe y de Hugo Chávez-, Ramón Rodríguez Chacín, ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia de Venezuela, ofreció el 4 de marzo de ese año una conferencia de prensa en la que acusó al gobierno colombiano de ser el autor de este asesinato.
El funcionario mostró una computadora que los investigadores venezolanos encontraron en el lugar que murió Varela y que habría pertenecido a este. Sostuvo que en dicha computadora hay información que establece “lazos de afinidad consanguíneos y, más que eso, de negocios” entre el narcotraficante y el general Naranjo. Y añadió que Varela “fue asesinado antes de que lo capturáramos para que no revelara información importante” (Proceso Nº 1859).
Revista proceso, agosto de 2012.

Parlamento europeo urge investigación contra el expresidente Uribe

23 miembros del parlamento europeo firmaron una carta conjunta dirigida al fiscal Armando Montealegre en la que manifiestan su preocupación por el poco avance en las pesquisas sobre los testimonios de paramilitares que han mencionado al expresidente Álvaro Uribe…
También dicen que tanto los testigos como los investigadores están recibiendo amenazas y los procesos que ellos han promovido no avanzan.
En una carta dirigida al fiscal general, el parlamento europeo le solicitó al ente dirigido por Eduardo Montealegre agilizar las investigaciones que cursan en contra del ex presidente Álvaro Uribe por su presunta relación con el grupo paramilitar, Bloque Metro.
Los diputados europeos aseveran que es preocupante la protección y seguridad de las personas que han testificado en el caso, frente al cual parece que la justicia no ha avanzado.
Según consta en una de las misivas, dos ex combatientes paramilitares, Pablo Hernán Sierra y Juan Monsalve, ambos encarcelados y condenados por paramilitarismo, han sido amenazados por sus testimonios.
“Las personas que fungen como testigos como las personas que lideraron la investigación han sido amenazadas. La familia del señor Monsalve se ha visto obligada a desplazarse y el propio Monsalve fue objeto de un intento de homicidio al interior de la cárcel de Cómbita a finales de marzo”.
Tanto Monsalve como Sierra señalaron que los paramilitares participaron en forma activa en la campaña presidencial de 2002 y respaldaron la candidatura de Álvaro Uribe a la presidencia. También aseguraron que tuvo vínculos con el Bloque Metro de las Autodefensas.
En la carta firmada por 23 miembros de 751 del Parlamento Europeo; también asegura que aunque la información proporcionada por Monsalve y Sierra fue entregada a la oficina del Fiscal entre agosto y septiembre del año pasado, las investigaciones no han tenido ninguna evolución.
“En un momento en que personas cercanas y funcionarios del Gobierno del ex presidente Uribe Vélez, están siendo investigados y condenados por graves delitos, consideramos de igual importancia que la justicia colombiana inicie rápidamente las investigaciones”.
Los parlamentarios europeos agregan que es pertinente determinar la veracidad de los hechos y la responsabilidad de los acusados.

SE CUMPLE ESTE MARTES EXTRADICION DE LA CUÑADITA DE ALVARO URIBE

Extraditada hacia EEUU la jefe del cartel de los ‘Cifuentes Villa

El gobierno colombiano extraditó este martes festivo hacia los Estados Unidos a Dolly Cifuentes Villa, sindicada de tener vínculos con el cartel mexicano de Sinaloa y quien tuvo una hija con un hermano del expresidente Álvaro Uribe.

Cifuentes Villa fue entregada a funcionarios de la DEA por miembros de la Policía Nacional que la trasladaron bajo fuerte custodia hasta los hangares de la institución en el aeropuerto de Bogotá.

Dolly Cifuentes Villa, de 48 años, tuvo una hija con el difunto Jorge Alberto Uribe, hermano del expresidente. La hija es Ana María Cifuentes, quien también es buscada por las autoridades de Colombia y Estados Unidos por los mismos delitos. 

Después de un año de estar detenida en la Cárcel Modelo fue entregada a la justicia de EEUU por el envío de 30 toneladas de cocaína y lavado de activos entre 2009 y 2011.

Dolly Cifuentes alias ‘La Meno’ era la menor del clan de los ‘Cifuentes Villa’, una familia de narcotraficantes que ya están detenidos. 
Cuando se conoció el escándalo el expresidente Uribe reconoció que su hermano había tenido una relación extramatrimonial y una hija con Cifuentes. 

INTRODUCCION: JAVIER LOPEZ

ESTA PEQUEÑA NOTA  APARECIDA EN EL PERIODICO EL TIEMPO, EDICION DIGITAL, EN LA QUE SE ABSTIENEN DE MENCIONAR EL PARENTESCO DE LA SEÑORA DOLLY CIFUENTES CON EL NARCOTRAFICANTE No 82, DAN CUENTA DE LA INMINENTE EXTRADICION DE ESTA SEÑORA ACUSADA DE SER SOCIA DEL CARTEL DE SINALOA, PARA COMPLEMENTAR LA INFORMACION ADJUNTAMOS LA NOTICIA APARECIDA EN PERIODICO DIGITAL ALTERNATIVO, Y PUBLICADA POR NOSOTROS EN EL MES DE JUNIO.

Y EL UBERRIMO, BIEN GRACIAS, CALLADITO, SIN RETWITEAR NI MENCIONAR EL TEMA EN MENCION, TRATANDO DE PASAR DE AGACHE Y LOS GRANDES MEDIOS LE HACEN EL JUEGO Y LE SON COMPLICES ..ETICA PERIODISTICA QUE LLAMAN

Señalada socia del cartel de Sinaloa en Colombia será extraditada

DOLLY CIFUENTES VILLA, PRESA EN BOGOTÁ, SERÁ ENVIADA ESTE MARTES A EE. UU.

Cifuentes Villa, recluida en la cárcel del Buen Pastor en Bogotá, es señalada por Estados Unidos de tener nexos con el cartel mexicano de Sinaloa.
Se estima, según información entregada por las autoridades, que Cifuentes Villa parta a las 6 de la mañana de este martes en un avión rumbo a Estados Unidos.
La mujer es señalada de haber usado 35 empresas de su familia para blanquear dinero del ‘Chapo Guzmán’, jefe del cartel de Sinaloa, donde es conocida como ‘la Meno’.
Dolly Cifuentes Villa fue capturada en agosto del 2011 en Envigado (Antioquia).
REDACCIÓN JUSTICIA

PERO QUE FAMILIA, SOBRINA Y CUÑADA DE ALVARO URIBENARCOTRAFICANTES SOLICITADAS EN EXTRADICION POR EEUU

http://elquepiensagana.blogspot.com/2012/06/pero-que-familia-sobrin…

http://www.arcoiris.com.co/2012/06/sobrina-y-cunada-de-alvaro-uribe…

Sobrina y cuñada de Álvaro Uribe apresadas en Colombia con fines de extradición a EE.UU. por ser “socias y aliadas estratégicas” del cartel de Sinaloa, según la DEA

Foto: U.S Departament of the Treasury
MIAMI.- Una cuñada y una sobrina del ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez fueron apresadas en Colombia con fines de extradición a Estados Unidos, acusadas de tráfico de cocaína y lavado de activos en sociedad con Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo Guzmán”, jefe del cartel mexicano de Sinaloa.
El Chapo Guzmán” es el criminal más buscado por Estados Unidos alrededor del mundo y se ofrece una bolsa de US$ 5 millones para quien revele su paradero.
La cuñada de Uribe Vélez, Dolly Cifuentes Villa, apodada “La Meno”, de 48 años de edad, es la madre de la también presa e imputada en la misma causa Ana María Uribe Cifuentes, de 31 años. El padre de esta última, hermano menor del ex presidente Uribe Vélez,  es el difunto agrónomo Jaime Alberto Uribe Vélez, quien fuera conocido también como “Arepa” ó “El Pecoso”, con cédula de ciudadanía colombiana número 15367461. Murió de cáncer en la garganta  en Medellín el 24 de septiembre de 2001 y sus restos mortales hoy reposan en un osario en la cripta de la parroquia de Santa Teresita, de Medellín.
La extradición de Dolly Cifuentes Villa fue aprobada por la Corte Suprema de Justicia de Colombia el 8 de febrero de 2012 pero fue suspendida en mayo pasado por medio de una resolución del ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra. No obstante, a la una de la tarde de este jueves se reinició y la Presidencia de la República dijo que será extraditada la semana entrante, posiblemente.
En cambio, una fuente autorizada del alto gobierno en Colombia que pidió no ser identificada sostuvo que el paradero de la sobrina de Uribe Vélez es desconocido a pesar de que se supone está presa en la cárcel de Mujeres El Buen Pastor, de Bogotá.
El expediente de extradición de Ana María Uribe Cifuentes, nacida en Medellín el 1 febrero de 1980, no aparece en la Corte Suprema de Justicia de Colombia, donde debería estar radicado. Nadie tiene allí una explicación, pese a que esta sobrina de Uribe Vélez fue arrestada correctamente en Medellín por la Fiscalía General de la Nación con fines de extradición y a instancias expresas del Gobierno de Estados Unidos.
Ambas mujeres pertenecen al clan familiar Cifuentes Villa que, de acuerdo con la DEA, introdujo a Estados Unidos al menos 30 toneladas de cocaína entre 2009 y 2011 y lavó dinero del narcotráfico en Colombia, Ecuador, Uruguay, Panamá y México.
La Presidencia de Colombia dijo este viernes desconocer el paradero de Ana María Uribe y tampoco tuvo una explicación al hecho de que no aparezca su expediente de extradición.
El Instituto Penitenciario de Colombia, INPEC, no respondió a este periodista un pedido de información sobre los antecedentes carcelarios de Dolly Cifuentes Villa y su hija Ana María Cifuentes. Tampoco indicó en qué cárceles se podrían encontrar.
Dolly Cifuentes Villa y su hija Ana María Uribe aparecen en la “Lista Clinton” del gobierno de Estados Unidos. En ella, Washington recoge los nombres de empresas y personas vinculadas al narcotráfico y el terrorismo alrededor del mundo con las cuales los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido hacer negocios.
Los apresamientos fueron practicados por la Fiscalía General de Colombia con la cooperación de la Policía Nacional y agentes federales de Estados Unidos.
La extradición a Estados Unidos de Dolly Cifuentes Villa fue aprobada por la Corte Suprema de Justicia de Colombia el 8 de febrero de 2012 pero solamente se podrá conceder cuando, en última instancia, la ordene por decreto el Presidente de la República, Juan Manuel Santos.
La embajada de Estados Unidos en Ciudad de México indicó que Ana María Uribe operaba con “los colombianos Mauricio Bárcenas Rivera, Omar Mejía Zuloaga y el ecuatoriano-uruguayo Jesús María Castro”.
Jaime Alberto Uribe Vélez, el padre de Ana María, fue apresado en 1986 por tropas de la IV Brigada del Ejército de Colombia porque desde su radio-teléfono la inteligencia militar registró llamadas a Pablo Escobar pero nunca fue juzgado por este caso.
Otro hermano de Uribe, Santiago Uribe Vélez, tiene abierto un expediente en la Fiscalía General de Colombia. Es señalado de haber organizado y liderado el escuadrón de la muerte conocido como “Los Doce Apóstoles”, responsable de al menos medio centenar de asesinatos. El principal testigo de cargo en este caso es el ex mayor de la Policía Nacional Juan Carlos Meneses, quien ha confesado su participación en varios de los crímenes del grupo paramilitar que tenía su base de operaciones en la hacienda “La Carolina”, propiedad del ex presiente Uribe Vélez y sus hermanos.
Meneses y otros testigos que dicen haber pertenecido a “Los doce apóstoles” sostienen que en aquella hacienda existen fosas comunes con los restos mortales de víctimas de la organización.
Foto: el expresidente Álvaro Uribe y su hermano Santiago Uribe. / tomadas de Semana.com y pagina12.com.ar